Music Racer

Music Racer

Por Moisés Artacho
23/01/2020

Los juegos musicales siempre son un valor seguro, tienen un nosequé que consigue encandilar a miles de jugadores, y es que si llevamos el ritmo en la sangre es imposible que no caigamos rendidos a cualquier melodía pegadiza que nos desafíe a poner a prueba nuestros reflejos. Por tanto, recibir Music Racer en Xbox One era una noticia interesante, dado su éxito en plataformas móviles o en PC.



Music Racer es un juego indie que ha cosechado un relativo éxito en su paso por PC o dispositivos móviles, ofreciendo una experiencia sencilla y directa en la que escogemos una canción y el juego crea un circuito repleto de obstáculos y notas musicales que debemos recoger con nuestro vehículo. Este concepto simple llegaba a cotas realmente curiosas por el echo de que en dichas plataformas podíamos escoger cualquier canción en formato MP3 que tuviéramos a mano, con lo que las posibilidades eran prácticamente infinitas.


Así pues, la primera gran duda que teníamos al probar esta adaptación a Xbox One era si se mantendría la posibilidad de seleccionar canciones de nuestra propia biblioteca personal, y por desgracia esta opción se ha visto eliminada en consola. Lamentablemente, dispondremos de una selección de 23 canciones base en el juego, sin posibilidad de incorporar nuestras propias canciones, una ausencia bastante destacada dado que era gran parte de la gracia del juego. Dicho esto, vale la pena decir que la mitad de esas canciones pueden resultar bastante pegadizas, así que podemos consolarnos con ello.



Entrando en materia jugable, Music Racer consiste en escoger un vehículo, una canción, una pista de las 14 disponibles, y disfrutar de un recorrido generado proceduralmente en base a la canción escogida. La pista se divide en tres carriles por los que podremos alternar con solo pulsar la dirección a izquierda o derecha, aunque existen pistas en las que aumentamos el número de carriles a cinco, aumentando exponencialmente la dificultad de la misma. Las notas musicales irán apareciendo por los diversos carriles y nuestra única meta será recoger las máximas posibles a la vez que esquivamos toda clase de obstáculos. ¿Parece sencillo verdad? Pues para nada, ya que las pistas ofrecen numerosas curvas que dificultan ver en qué carril se encuentra la siguiente nota, amén de una velocidad de vértigo que no da demasiado tiempo para reaccionar.


En cuanto a modos de juego, además del modo Normal tenemos una variante Difícil, en la que solo contamos con una vida y se aumenta el número de obstáculos, ideal para masoquistas. Con el modo Zen, se elimina la posibilidad de morir y solo debemos concentrarnos en cambiar de carril a donde corresponda, mientras que el modo Cinemático nos permite disfrutar de las canciones sin obstáculos ni notas musicales, solo mover la cámara mientras el vehículo se mueve centrado en todo momento por la pista.



La salsa del juego se encuentra en sus desbloqueables. Cada nota musical recogida nos dará 2 puntos de desbloqueo, y al final de la canción recogemos el total de puntos obtenidos más un plus según el máximo combo conseguido. Con estos puntos tendremos acceso a una enorme selección de vehículos, que son la piedra angular de la experiencia, ya que lejos de resultar modelos simples encontraremos referencias a la cultura pop de los 80, como KITT del Coche Fantástico, el Delorean de Regreso al Futuro o incluso la motocicleta de neón de la película Tron. También habrá algunas bizarradas como la carroza de Papá Noel, un ave gigante o incluso un robot.


Conseguir todos los vehículos nos va a llevar una cantidad de horas abrumadora (la carroza de Santa es una locura de requisitos), y cada vehículo desbloqueado lleva asociado su correspondiente logro. De hecho, todos los logros del juego consisten en obtener los diversos vehículos y pistas del catálogo, así que no hay nada excepcional que hacer salvo jugar, jugar y jugar.



Es interesante repasar el menú de opciones, dado que nos permite personalizar la experiencia con varios modificadores a tener en cuenta. Podemos establecer si las notas musicales producen un sonido al recogerse -suena tonto, pero da cierto gustirrinín al escucharlo-, podemos configurar también si el cambio de carril es inmediato con tan solo pulsar la dirección a izquierda o derecha, o bien preferimos controlar el coche “manualmente” por la pista. Se puede también activar o desactivar el motion blur en pantalla, ajustar la distancia de la cámara respecto al coche o configurar la intensidad del temblor en pantalla ante ciertas acciones del vehículo (recomendaos encarecidamente disminuir el temblor si queréis ahorraros el dolor de cabeza).


Visualmente el juego ofrece un estilo repleto de luces de neón que recuerdan al instante a películas como Tron y nos teletransporta a los años 80. Cada pista tiene su estilo y colorimetría propia, pero en resumidas cuentas podemos describir todas ellas como una locura gráfica psicodélica que consigue resultar llamativa y cautivadora a partes iguales.



Las 14 pistas aportan suficiente variedad como para mantenernos entretenidos, ya que cada una aporta sus propias variaciones (mayor cantidad de carriles, que las notas caigan del cielo en lugar de aparecer de repente, baches y montañas por la pista, etc.). Al final, todo se reduce a echar partidas cortas una tras otra y luchar contra nuestros propios récords, porque por desgracia no existe ninguna tabla de marcadores que pueda compararnos con las puntaciones del resto de jugadores, una pena.


La experiencia es divertida y adictiva, destacando por su increíble selección de vehículos icónicos, aunque el no poder introducir nuestras propias canciones le resta mucha personalidad, esa es la gran ausencia de esta adaptación a consola, y para cualquiera que haya probado el juego en otras plataformas seguramente sea una pérdida insustituible e injustificada. Aun así, Music Racer es frenético y las canciones incluidas tienen alguna que otra joya pegadiza, así que si buscáis un juego musical que ponga al límite vuestros reflejos, este es vuestro próximo destino.



Lo mejor:


La selección de vehículos, repleto de frikadas varias


- Las 14 pistas y su variedad entre ellas


- Visualmente tiene su encanto


- Algunos temas incluidos son bastante pegadizos…


Lo peor:


…mientras que otros son bastante sosos y olvidables


- No poder usar nuestras propias canciones para el juego, una pérdida demasiado dolorosa


- No tener tablas de marcadores para comparar puntuaciones con el mundo


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Entra con Facebook Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro de este artículo Ir al foro del artículo
Calendario

Ficha

Ficha

Music Racer
Desarrollado por: AbstractArt Distribuido por: Sometimes You Género: Musical Lanzamiento: 29/01/2020 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Ir a la ficha del juego

Últimos análisis

Últimos análisis

noticias

 |  Comentar
Xbox One

Knightin'+
noticias

 |  Comentar
Xbox One

Warriors Orochi 4 Ultimate
noticias

 |  Comentar
Xbox One

Underhero
Los juegos más buscados:Bayonetta |Dead or Alive 5 |Dragon Ball Z Kakarot |LEGO Indiana Jones 2: La aventura continúa |Vanquish
© accesoXbox 2008-2020 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter RSS de aXb RSS