Sparklite

Sparklite

Por Moisés Artacho
14/11/2019

El género de los roguelike empieza a estar sobrepoblado en todas las plataformas, pero eso no quita que de vez en cuando aparezca uno que llame poderosamente nuestra atención y consiga destacar sobre el resto. Es el caso de esta producción de Red Blue Games, que consigue mantenernos enganchados a los mandos durante todo su recorrido, aunque algo efímero eso sí.



Sparklite es una de esas sorpresas que encontramos ocasionalmente en el mundillo de los videojuegos, un título que asoma sin demasiadas pretensiones pero que ofrece suficientes alicientes como para convertirse en un imprescindible de su género. No reinventa la rueda, las cosas como son, pero aúna todos los ingredientes necesarios para no aburrir ni caer en la monotonía propia de muchos roguelike.


Nuestra protagonista es una joven llamada Ada, que viaja en su nave espacial junto a su amigable robot cuando, de repente, sufre un accidente y aterriza en un planeta llamado Geodia. La principal característica de este mundo es la presencia de un mineral azul llamado Sparklite, que resulta ser la fuerza vital del planeta, capaz de aprovecharse como fuente de energía o como potenciador de habilidades para todo aquel que sea tan valiente para consumirlo. El malvado de la función es un tal “Barón”, quien ha urdido un plan para extraer todo el material del planeta a fin de satisfacer sus planes maléficos.



Nuestra heroína deberá hacer frente a este enemigo aliándose con algunos habitantes del planeta, los cuales viven en una especie de fragmento de tierra flotante en el cielo. Este será nuestro punto de partida de cada intento de derrocar al Barón, ya que como podréis intuir al tratarse de un roguelike, la idea será jugar una y otra vez en partidas relativamente cortas en las que mantendremos ciertos objetos al morir, como la cantidad de sparklite recogido, que vendrá a ser la moneda de cambio para muchos intercambios con los habitantes.


Cada vez que descendamos al mundo de Geodia, el mapa se generará de forma aleatoria, creando proceduralmente cada uno de los cinco entornos que conforman el laberíntico escenario a recorrer durante la partida. Sin embargo, para poder desbloquear el acceso a las zonas deberemos ir derrotando a los jefes finales que habitan en cada una de ellas, los cuales nos otorgarán poderosas habilidades que nos permitirán abrirnos paso secuencialmente a dichos niveles. Al principio solo podremos movernos por la zona inicial donde siempre descendemos, una especie de pradera verde, pero a medida que avancemos y derrotemos a los esbirros del Barón, accederemos a un bosque otoñal, una ciénaga con agua contaminada, un desierto y un paraje helado repleto de nieve.



Cada zona cuenta con sus propios enemigos y desafíos, así como varios habitantes a rescatar para que vayan a nuestra zona de operaciones y abran sus propias tiendas de suministros con las que ampliar nuestras posibilidades de éxito en la siguiente partida. Por supuesto, el punto clave será obtener grandes cantidades de sparklite en cada partida, recolectándolo de los enemigos caídos, de algunos cofres del escenario o como premio al golpear ciertos objetos del mapa. Una vez caigamos en combate -algo que sucederá bastante-, regresaremos a los cielos a nuestra base principal para poder invertir el material en mejorar las tiendas, comprar armas secundarias o adquirir nuevos parches.


Los parches son la piedra angular de la progresión de nuestra protagonista, y son objetos que potenciarán parámetros de Ada, como su cantidad de vida, la fuerza que ejercemos con nuestras armas principales o secundarias, nuestra capacidad de defensa, o incluso la posibilidad de mostrar el mapa completo cuando descendamos a Geodia, entre otras muchas mejoras. El problema es que nuestro inventario no es demasiado amplio y debemos escoger qué parche vamos equipando en la cuadrícula que disponemos para ello -y algunos parches ocupan más de una casilla, ojo-. Pero tranquilos, podremos invertir sparklite en mejorar y ampliar la capacidad del inventario varios niveles, de forma que podamos equipar más parches.



En cuanto a los recursos de Ada para combatir, iremos equipados con una llave inglesa para ataques cuerpo a cuerpo, mientras que si dejamos pulsado el botón de ataque podremos cargar un poderoso ataque con martillo que resulta devastador. Al margen de esta arma básica, obtendremos hasta seis artilugios a lo largo de la aventura que usaremos como armas secundarias, obtenidas al derrotar a los jefes finales y posteriormente compradas en una de las tiendas de la base. Estos artilugios pueden ser un arco a distancia, un globo teledirigido que explota al impactar contra cualquier cosa, o un poderoso rayo que disparemos en línea recta, por ejemplo. El uso de estas armas estará supeditado a una barra de energía situada bajo nuestros corazones de salud, la cual podrá rellenarse golpeando enemigos o mediante el uso de consumibles.


Los consumibles serán objetos que podremos encontrar durante nuestras travesías, y que se perderán al morir, por lo que en cada nueva partida partimos sin ninguno de ellos. Estos objetos pueden darnos mejoras temporales de ataque o defensa, pueden curarnos algo de salud, soltar bombas a nuestro alrededor, iluminar estancias oscuras durante unos segundos, y un largo etcétera. Existe una tienda en la base que nos dará un consumible aleatorio en cada nueva partida, y podremos mejorarla para ampliar la calidad de dichos objetos.



Por tanto, la jugabilidad de Sparklite se resume en ir bajando a explorar Geodia a la par que intentamos derrotar a sus jefes finales y recolectamos la mayor cantidad de recursos y parches posible para ir fortaleciendo a nuestra heroína, un proceso roguelike de pura cepa que resulta tremendamente adictivo. Sin embargo, su principal pega puede ser la duración, ya que con algo de habilidad y maña seguramente superemos la aventura en unas 6-7 horas, a no ser que busquemos farmear hasta al extremo todos las parches y habilidades de Ada, lo cual puede dar algunas pocas horas más de longevidad. Se nos antoja algo corto, y nos quedamos con ganas de más, aunque es cierto que otros títulos más duraderos acaban resultando monótonos y tediosos, y aquí no resulta tan frustrante morir, ya que es fácil ir obteniendo todos los objetos y parches con pocas partidas a nuestras espaldas.


Existen ciertas tareas secundarias para intentar alargar la duración, como la búsqueda y recolecta de unos simpáticos animalitos musicales, de cara a que uno de los habitantes de la base flotante pueda componer una canción; la participación en carreras contra otro de los habitantes, o la manía que tienen un par de hermanos de perderse por la superficie y hacer que entreguemos un medallón de uno al otro. Son pequeñas tareas que pueden ayudar a aportar variedad a cada nueva partida, además de las consagradas mazmorras repletas de cofres con interesantes tesoros a encontrar, generalmente parches poderosos que nos ayudarán a ir mejorando a Ada de formas interesantes.



El juego ofrece la posibilidad de jugarse de forma cooperativa, ya que un segundo mando podrá controlar al robot que nos acompaña en todo momento, y que puede encargarse de recoger objetos del escenario, desenterrar tesoros ocultos o absorber mugre del escenario, todo ello habilidades a ir desbloqueando a medida que avanzamos. En caso de jugar en solitario, podremos alternar el control sobre Ada o el robot con tan solo pulsar el gatillo RB.


Técnicamente, Sparklite es un juego bastante llamativo que recuerda poderosamente al diseño artístico de juegos como The Legend of Zelda, salvando las distancias claro. Esta similitud también podría aplicarse a ciertos aspectos jugables, como la presencia de corazones para representar la salud, algunas tipologías de enemigos o mazmorras, o ciertos efectos de sonido. La variedad de enemigos es interesante, aunque se reciclan muchos de ellos para aportar tipologías más fuertes en zonas del mapeado más difíciles, algo que vemos en muchos juegos del mismo estilo. La banda sonora es funcional y cumple su papeleta, aunque tampoco resulta memorable ni destaca especialmente. Los textos por su parte llegan perfectamente traducido al español, útil para enterarnos del uso de cada parche y perfecto para disfrutar de los diálogos con el resto de habitantes.



Sparklite se erige así como uno de los roguelike más interesantes del año, adictivo y divertido de recorrer en cada partida, con una progresión de personaje muy bien estudiada y que nunca resulta tediosa o monótona. Es una lástima que la experiencia se acabe tan rápido y nos deje con la miel en los labios, y que existan algunos pequeños bugs que necesitan parchearse más pronto que tarde, pero aun así, cualquier fan del género debería hacerse con él sin miramientos.



Lo mejor:


Variado y adictivo


- La progresión con los parches es muy divertida


- Las partidas no se vuelven monótonas como en otros juegos del género


- Artísticamente agradable


Lo peor:


Se hace corto


- Algunos bugs que pueden obligarnos incluso a reiniciar


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Entra con Facebook Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro de este artículo Ir al foro del artículo
Calendario

Ficha

Ficha

Sparklite
Desarrollado por: Red Blue Games Distribuido por: Merge Games Ltd. Género: Aventura Lanzamiento: 14/11/2019 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Ir a la ficha del juego

Últimos análisis

Últimos análisis

noticias

 |  Comentar
Xbox One

Cardpocalypse
noticias

 |  Comentar
Xbox One

Dead End Job
noticias

 |  Comentar
Xbox One

Sid Meier's Civilization VI
Los juegos más buscados:Dragon Ball Z Kakarot |Halo 5: Guardians |Sniper Elite 3 |Watch Dogs 2
© accesoXbox 2008-2019 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter RSS de aXb RSS