PEGI Xbox One

Journey to the Savage Planet

Valoración aXb

Valoración aXb

Un alocado viaje de exploración a un planeta inhóspito
Nota aXb 7,8
Duración 7
Jugabilidad 8
Sonido 7
Gráficos 8
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
28/01/2020

Con un potencial arrollador y mucha guasa, la ópera prima de Typhoon Studios aterriza en Xbox One para derrochar carisma y buen saber hacer. No en vano el estudio está capitaneado por exmiembros de compañías como Ubisoft, Electronic Arts o Warner Bros, talento tenemos de sobra, y para colofón, Google acaba de comprarlos en exclusiva, así que disfrutemos de su primer y último juego para la consola de Microsoft.



Journey to the Savage Planet es una de esas sorpresas que aparecen ocasionalmente en el bazar, no porque dudáramos de la capacidad de sus creadores para desarrollar algo notable, sino porque no esperábamos que derrochara tanto sentido del humor y creara una experiencia tan adictiva. La fórmula recoge pedacitos jugables de aquí y de allá de otros títulos famosos que han marcado tendencia, por lo que encontraremos rápidamente similitudes con Metroid Prime, No Man's Sky o incluso Dark Souls, sin olvidarnos de una IA compañera que desprende un aroma similar a la GLaDOS de Portal o al Claptrap de Borderlands. Hemos mencionado grandes obras atemporales de la historia de los videojuegos, y aunque el juego que nos ocupa no llegue a esos niveles de excelencia, si consigue aunar todos estos conceptos en un coctel divertido a rabiar que nos dejará muy buen sabor de boca.


El punto de partida argumental es tan simple como prometedor. Somos un empleado más de una tal Kindred Aerospace, que se enorgullece de ser la 4ª mejor compañía de exploración interestelar, y como no tienen otra cosa mejor que hacer con nosotros, nos envían a un planeta salvaje llamado AR-Y 26 con el fin de explorarlo a fondo, catalogar su flora y su fauna, y regresar sanos y salvos a casa. Lo que parece ser una misión rutinaria empieza a truncarse cuando nuestra nave acaba destrozada al aterrizar, por lo que gran parte de la misión principal recaerá en las tareas de reconstrucción y arreglo de nuestro método de transporte -y única esperanza de salir con vida de allí-.



El gran acierto de Journey to the Savage Planet, y principal diferencia respecto a otras aventuras del mismo corte, es su sentido del humor, tan absurdo como hilarante. Dispondremos de una compañera robótica que nos asistirá desde el comienzo para aconsejarnos sobre el lugar y amenizarnos con sus constantes chascarrillos, pero no esperéis consejos serios y trascendentales, sino todo lo contrario, mofas omnipresentes sobre cualquier ser con vida del lugar, desvaríos y anécdotas sobre la mejor forma de ser devorado por una planta carnívora, e incluso pequeñas bromas sobre nuestras continuas muertes y posteriores resurrecciones.


Porque si, en Journey to the Savage Planet vamos a morir en abundantes ocasiones mientras exploramos el planeta, aunque no os preocupes, en nuestra nave disponemos de una máquina para clonarnos que se encargará de “imprimir” una nueva copia nuestra si tenemos la mala suerte de fallecer en acto de servicio. Tal como si fuera un Dark Souls, al morir dejaremos en el lugar todos los recursos y materiales recogidos desde nuestra anterior salida de la nave, por lo que deberemos regresar al lugar para recuperarlos.



¿Se trata del enésimo juego de farmeo enfermizo de recursos? No exactamente, o por lo menos no en su totalidad, ya que, si bien debemos farmear ciertos materiales para mejorar las naves y adquirir nuevas herramientas, todo es bastante asequible y poco exigente, y se complementa con un componente de acción y exploración con fuertes toques metroidvania. Así es, el extenso mapa del planeta contiene decenas de secciones a las que no podremos acceder hasta que obtengamos la herramienta o habilidad de turno que nos permita ampliar nuestras posibilidades, ya sea un gancho, un arma concreta o una mejora del salto. Todo ello se irá obteniendo de forma progresiva e intuitiva, y el juego mostrará de forma clara qué herramienta necesitamos para cruzar ese determinado obstáculo que nos corta el paso.


De cara a la exploración, nos resultará tremendamente útil la herramienta de escaneo, que nos permite analizar casi todo a nuestro alrededor, ya sea una forma de vida extraterrestre, una planta misteriosa o un trozo metálico de dudosa procedencia. El escáner ayuda a identificar cómo derrotar a un enemigo -o como NO enfrentarse a él-, además de desembocar en más de un comentario jocoso de nuestra compañera cibernética. En la nave también dispondremos de varios videos tutoriales enviados por nuestra querida empresa, en los que se nos pone en antecedentes de nuestra gloriosa misión y las implicaciones político-sociales que conseguiremos si triunfamos.



El objetivo final, más allá de explorar a fondo el planeta, será arreglar la nave, aunque existen varios finales disponibles según qué nivel de arreglo consigamos. Es decir, si arreglamos únicamente lo justo y necesario para que arranque, podremos salir de allí -aunque la nave petardee más de la cuenta-, pero con eso no obtendríamos el máximo potencial de la aventura, ya que arreglar la nave al 100% supone casi doblar la duración, además de hacernos exprimir las zonas más complicadas del planeta.


La presencia de enemigos de todo tipo es una de las grandes bazas de la aventura para resultar interesante y trepidante. El combate se basa en nuestros ataques cuerpo a cuerpo o en la versátil pistola de servicio. Dicha pistola puede irse mejorando en potencia y munición a medida que progresamos en la aventura, y aunque echemos de menos una mayor variedad armamentística, resulta más que suficiente para lidiar con toda clase de especies alienígenas. Usaremos también varios objetos arrojadizos a modo de granadas que resultaran útiles contra los enemigos más poderosos.



Otra virtud de la aventura es la posibilidad de jugar de forma cooperativa con otro jugador a través de internet, con lo que la dificultad decrece un poco, pero aumenta exponencialmente la diversión. Además, no se limita de ninguna forma lo que cada jugador puede hacer, y bien podemos ir los dos juntos de la manita o desperdigarnos por el planeta para que cada cual haga lo que le plazca, aunque lógicamente esa no es la idea de la colaboración. Lo único malo es que para invitar a un amigo debemos salir al menú principal y que el anfitrión será el único que guarde su progreso, siendo el invitado un mero ayudante que no obtendrá “nada” a cambio salvo pasar un buen rato.


La aventura puede durarnos una media de 10 horas si vamos medianamente tranquilos, aunque existe un logro de superarlo en menos de 4 horas, algo asequible si vamos a saco sin mejorar nada ni farmear en exceso, aunque lógicamente no es la mejor forma de disfrutar la experiencia. Existen muchos secretos que merece la pena descubrir y muchas sorpresas hilarantes dispuestas para sorprendernos en cada rincón del planeta, así que merece la pena dedicarle toda nuestra atención.



Artísticamente nos ha encandilado, con un planeta repleto de zonas carismáticas muy coloridas, cada una de ellas con su fauna o vegetación propia, plagado de lugares inolvidables que nos harán soltar un resoplido de asombro. El diseño del planeta es soberbio y con una personalidad abrumadora, por lo que no podemos más que aplaudir el gran esfuerzo depositado en ello. Merece la pena mencionar el gran trabajo en el diseño de la interfaz, ideal para que todo resulte intuitivo y sencillo de gestionar, así como lo útil que resulta la brújula para guiarnos por el planeta a falta de un mapa estándar. En cuanto al apartado sonoro, destacamos especialmente los efectos de cada animal o el sonido ambiental, ya que la música es más secundaria y pasa bastante desapercibida. Las voces llegan en inglés, pero todos los textos perfectamente traducidos al español para que no nos perdamos ni una broma de nuestra compañera robótica.


Journey to the Savage Planet es un pequeño soplo de aire fresco respecto a otros juegos de farmeo o exploración. Sabe aunar conceptos de varios títulos de éxitos para crear un coctel adictivo y sorprendente, y la experiencia resulta divertida de principio a fin gracias a la continua sensación de sorpresa y descubrimiento. Su opción para jugarlo de forma cooperativa resulta agradecida, pero más aún el extraordinario sentido del humor que destila en cada chascarrillo o texto de la aventura, lo que es su principal baluarte para distinguirse de toda la competencia.



Lo mejor:


Su sentido del humor


- El diseño del planeta es extraordinario


- Las continuas mejoras de habilidades


- Cooperativo de forma online


Lo peor:


Puede hacerse corto


- Echamos de menos más jefes finales desafiantes


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Journey to the Savage Planet
Desarrollado por: Typhoon Studios Distribuido por: 505 Games Género: Aventura Lanzamiento: 28/01/2020 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 7,8 Bueno
Sonido 7
Gráficos 8
Duración 7
Jugabilidad 8
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

7 (1 votos) Bueno
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
7
Sonido
7
Jugabilidad
7
Duración
7

0 críticas de usuarios
Popularidad: 1.160 de 4.474
74%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Felix The Reaper |Gears of War 2 |Gears of War 3 |Wolfenstein: The New Order
© accesoXbox 2008-2020 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter RSS de aXb RSS