PEGI Xbox One

Monster Boy y el Reino Maldito

Valoración aXb

Valoración aXb

Modernizando la esencia de un clásico
Nota aXb 9,0
Duración 7.5
Jugabilidad 9
Sonido 9
Gráficos 9.5
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
04/12/2018

Cuando hablamos de Wonder Boy, cualquier veterano es capaz de esbozar una sonrisa de oreja a oreja rememorando uno de los grandes del género, con varias entregas a cada cual más brillante. Por tanto, no es de extrañar que el anuncio de una nueva entrega con gráficos 2D dibujados a mano se convirtiera en uno de los títulos más esperados por cualquier aficionado nostálgico. Ya tenemos entre manos el renacer de una saga mítica, con una calidad fuera de toda duda.



Monster Boy y el Reino Maldito es un regalo para cualquier veterano que comenzara sus andaduras en la era 8/16 bits, creado con un mimo desbordante y ofreciendo un título a la altura de los clásicos, e incluso mejorándolos. Lo primero a comentar sería que SEGA está totalmente desligada de este proyecto, razón por la que no se pudo usar el nombre de Wonder Boy, pero sus creadores no tuvieron problema en solventar este pequeño detalle fusionando los nombres de Wonder Boy y Monster World, los nombres occidentales y orientales de la saga en su día.


Pero tranquilos, porque el nombre es lo único que no se ha podido conservar, ya que para el resto de elementos no ha habido impedimentos en coger todo lo clásico, incluyendo personajes, enemigos y localizaciones. Con uno de los creadores del juego original en nómina, Ryuichi Nishizawa, esta aventura presenta una reinvención de la fórmula de Wonder Boy III The Dragon's Trap, con esa propuesta de un héroe que se convierte en varios animales debido a una maldición.



Por tanto, el argumento nos lleva a conocer a Jin, un personaje que se convierte repentinamente en héroe al tener que lidiar con su tío, que al parecer se ha vuelto loco y está convirtiendo a todo el mundo en animales gracias a una misteriosa varita mágica. Nosotros mismos seremos víctima de semejante maldición, convirtiéndonos de repente en un cerdo y perdiendo nuestra forma humana. Esta será la primera forma que adoptaremos, pero a lo largo de la aventura conseguiremos otra serie de transformaciones, como una serpiente, una rana, un león o un dragón, además de por supuesto recuperar nuestra forma humana. Como sabrán los fans del original, cada transformación lleva consigo una serie de habilidades únicas que nos ayudarán a solventar los rompecabezas que encontraremos para avanzar.


Con aire metroidvania, recorreremos el mundo recurriendo habitualmente al backtracking para acceder a zonas previamente inaccesibles cada vez que consigamos una nueva transformación. Con la forma de cerdo podremos olisquear para desvelar secretos, además de usar diversos poderes como lanzar fuego, pequeños tornados, un boomerang, rayos o bombas. Gracias a la forma de serpiente pasaremos por pasadizos pequeños o treparemos por paredes; con la transformación en rana podremos respirar bajo el agua y usar nuestra lengua para atraer objetos o zampar enemigos; con el león conseguiremos fuerza para destruir ciertos obstáculos; y con el dragón podremos volar y alcanzar así superficies elevadas.



La gran diferencia respecto al juego original es que ahora podremos intercambiar de forma animal al vuelo entre las transformaciones que hayamos desbloqueado, otorgando un dinamismo muchísimo más interesante que en la aventura clásica, en la que debíamos regresar a un punto determinado para poder cambiar de forma. Esto abre la puerta a puzles más elaborados en los que mezclaremos varias transformaciones para resolverlos, y aumenta exponencialmente la diversión y posibilidades para plantear secretos. Así, con tan solo pulsar los gatillos podremos alternar entre las transformaciones obtenidas mediante un menú circular. Podemos seleccionar desde el menú de opciones que se omita este círculo y directamente se alterne hacia la siguiente forma al pulsar el gatillo, pero encontramos más cómoda la opción por defecto.


El avance por el extenso mapeado no solo dependerá de las habilidades de las transformaciones animales, sino también de la obtención del equipo necesario. Habrá un buen surtido de armas, armaduras, botas o brazaletes, esperando a ser descubiertas por el escenario o compradas en las tiendas del juego. Estos ítems tendrán sus correspondientes poderes específicos que nos ayudarán a sortear obstáculos, como espadas capaces de crear hielo, botas que permitan andar bajo el agua, armaduras que resistan el fuego, brazaletes que iluminan estancias oscuras, etc.



Resulta interesante que estos objetos de inventario cuenten con la posibilidad de ser mejorados en un herrero, siempre que llevemos unas gemas especiales que encontraremos escondidas por el mundo. Con las mejoras, unas botas pueden adquirir además la habilidad de doble salto, un escudo aumentar su defensa, o una espada doblar su fuerza, entre otras muchas posibilidades. También se aportan bonificaciones especiales si equipamos todas las piezas de un set, y algún que otro secreto más en forma de piezas doradas que sirven para fabricar equipo especial. Como veis, la variedad está servida, y los amantes de la búsqueda y recolección de secretos tienen trabajo para rato, os lo aseguramos.


El control es bastante preciso, ideal para hacer frente a las exigentes secciones de plataformeo o zonas repletas de enemigos a batir. Por suerte contaremos con abundantes puntos de control a los que regresar cuando nos maten, e incluso algunos de ellos rellenan nuestra salud. La curva de dificultad está bien ajustada, y poco a poco nos encontraremos sorteando obstáculos complicados con cierta solvencia, gracias en parte a la continua adquisición de habilidades nuevas que nos ayuden a tal propósito.



El mundo de Monster Boy y el Reino Maldito resultará tremendamente familiar a cualquier jugador de los clásicos, presentando a los enemigos de toda la vida, como las setas, cangrejos o pirañas, aderezados con unos jefes finales que pueden ocupar toda la pantalla y que resultan todo un espectáculo visual. Si bien no resultan excesivamente complicados de eliminar, si nos hacen ponernos las pilas y estar atentos a sus patrones de ataque.


La duración media oscila en unas 15 horas, algunas más si queremos patearnos el mapa a conciencia para conseguir todos los secretos, algo que merece mucho la pena, sobre todo por cierta mazmorra secreta que puede hacer soltar una lagrimilla a los nostálgicos…y hasta aquí puedo leer para no chafar la sorpresa.


Cualquiera que haya seguido de cerca el desarrollo del juego sabrá que destaca especialmente por su aspecto visual, con unos gráficos dibujados a mano que resultan excepcionales a todos los niveles. La cantidad y calidad de animaciones que desfilaran por nuestras ojos es abrumadora, y no dejaremos de sorprendernos por la ingente variedad de poses y posturas de nuestras transformaciones. Ver como el cerdo gesticula ante todas las situaciones, como la serpiente o la rana tragan algún objeto y van con la boca llena, como el león mueve su cola, y mil situaciones más, hace que amemos esos cinco años de desarrollo que ha costado conseguir este nivel de calidad.



Los escenarios no se quedan atrás, con un nivel de detalle y un mimo impresionante por ofrecer variedad. El mundo de Monster Boy y el Reino Maldito está repleto de estancias secretas a descubrir, y muchas de ellas os dejaran boquiabiertos. La música no se queda atrás, con temas remezclados de otras entregas de la saga, y con algunos de sus compositores oficiales de vuelta para la ocasión. Todo ideado para que las sensaciones sean las mismas que ponerse a los mandos de aquellas aventuras de hace más de 20 años. Y como no, textos en español para no perderse ni un detalle de la historia que, si bien tampoco es la panacea, sí plantea algún diálogo ingeniosos con sus pequeñas dosis de humor.


Monster Boy y el Reino Maldito es toda una delicia, tanto audiovisual como jugable, y se convierte en un indispensable para nostálgicos y veteranos. Solo podemos achacarle que sea más corto de lo esperado, o más bien que engancha tanto que lo devoraremos en pocas horas, pero sea como sea, nos quedamos con ganas de más, mucho más. Por lo demás, ha cumplido con creces con nuestras expectativas y con el hype generado, y hemos gozado de cada rincón de su mundo, de cada pequeño guiño a los clásicos, de cada melodía pegadiza y de cada detalle visual.



Lo mejor:


Audiovisualmente es una gozada


- Repleto de secretos y referencias a los clásicos


- Adictivo a rabiar


- Nostalgia 100%


Lo peor:


Se nos ha hecho corto


- Los menús pueden llegar a hacerse ligeramente engorrosos hasta que los dominamos


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Monster Boy y el Reino Maldito
Desarrollado por: The Game Atelier Distribuido por: FDG Entertainment Género: Aventura Lanzamiento: 04/12/2018 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 9,0 Imprescindible
Sonido 9
Gráficos 9.5
Duración 7.5
Jugabilidad 9
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

- (0 votos)
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
-
Sonido
-
Jugabilidad
-
Duración
-

0 críticas de usuarios
Popularidad: 1.725 de 3.558
52%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Crackdown 3 |Dead or Alive 5 |Devil May Cry 5 |Hollow Knight: Edición Corazón Vacío |Yesterday Origins
© accesoXbox 2008-2018 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS