PEGI Xbox One

Devil May Cry 5

Valoración aXb

Valoración aXb

El rey de los Hack and Slash ha vuelto para gobernarlos a todos
Nota aXb 9,2
Duración 8
Jugabilidad 9.5
Sonido 9
Gráficos 9.5
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
08/03/2019

La saga Devil May Cry ha conseguido labrarse un renombre importante en el género de los Hack and Slash, hasta el punto de convertirse en el mayor referente del mismo con cada nueva entrega. Tras más de 10 años desde la cuarta entrega, y un reboot que hizo correr ríos de tinta entre medias, recibimos la quinta parte de una franquicia que alcanza su cénit, ya que asistimos al que posiblemente sea el mejor juego de acción de la última década. Adoremos a Dante, a Nero, y un poquito también a V.



Devil May Cry 5 llega para convertirse en el rey del género. Así de contundentes empezamos el análisis, y así de emocionados estamos por haber asistido a semejante espectáculo jugable. No en vano, han pasado poco más de 10 años desde que pudimos disfrutar de la cuarta entrega, en la que conocimos al joven Nero, una incorporación más que interesante para una franquicia hasta ese momento dominada por Dante y su desbordante carisma. Ojo, Dante sigue siendo el auténtico macho alfa de la saga, pero Nero se ha ganado a pulso un protagonismo destacado en esta nueva entrega. Además, a esta pareja se incorpora un tercer personaje jugable tan enigmático como interesante de controlar, el cual aporta un enfoque novedoso que redondea un producto robusto, adictivo y rebosante de calidad por los cuatro costados.


No podemos proseguir sin mencionar al reboot “fallido” de la saga, DmC, un juego que fue apaleado por todos los sectores y que a modo personal me pareció un juego que rozaba el sobresaliente y que no perdía esa personalidad ni era un fiasco como muchos insistían. Aun así, la difamación de aquella entrega propinó que se dejara de lado cualquier esperanza de secuela y se volviera a la senda original, a la trama de un Dante adulto y curtido en esto de eliminar demonios, y por tanto a una continuación directa de Devil May Cry 4.



Y esto es lo que encontramos, una secuela muy directa, la cual incorpora un resumen muy interesante y necesario de todas las entregas anteriores, para que aquellos que se incorporan ahora a la trama no anden perdidos con la historia y los diversos personajes que pululan por ella. Sin ánimo de destripar demasiado del argumento, solo mencionar que comenzaremos con el trio protagonista enzarzado en una trepidante batalla contra el villano de la función, para posteriormente asistir a unos flashbacks que nos pongan en situación de como hemos llegado aquí. A Dante y Nero no hace falta presentarlos demasiado si vamos al día con la saga, pero conoceremos a un tercer integrante llamado simplemente V, que resultará todo un misterio a desvelar a medida que superemos niveles.


La estructura de la campaña consiste en un prólogo y 20 niveles de una duración considerable la mayoría. Comenzaremos durante las primeras fases controlando a Nero, pero no tardaremos en disfrutar de niveles con V y Dante de protagonistas, he incluso habrá algunos -pocos- niveles que nos permitirán escoger a qué personaje controlar del trio principal. El hecho de que Dante se haga de rogar no hace sino aumentar nuestro hype por controlarlo, pero merece la pena la espera, vaya si la merece.



Tres protagonistas, tres formas diferentes de jugar, así es Devil May Cry 5, ya que cada personaje es un mundo totalmente opuesto al resto, y ahí radica su éxito, en saber compensar y balancear la diversión alternando el control entre todos ellos durante la sucesión de niveles. Comenzaremos hablando de Nero, al ser el primer personaje controlable, el cual hereda la mayoría de movimientos de Devil May Cry 4, aunque sin las habilidades de su brazo demoniaco, por cuestiones argumentales. Tenemos a un personaje ágil, armado con su poderosa espada Red Queen y los potentes disparos de su pistola Blue Rose. Es un protagonista ideal para aprender a jugar al juego, fácil de controlar pero difícil de dominar si pretendemos realizar virguerías con sus combos, los cuales podremos ir comprando y mejorando mediante las almas rojas, la clásica moneda de cambio de la saga.


Nero irá siempre acompañado de su inseparable amiga Nico, la cual tiene, por así decirlo, un carácter especial. Ella no estará en combate, pero acudirá a nosotros a bordo de su furgoneta siempre que encontremos una cabina telefónica durante el nivel, o bien al principio del mismo. Gracias a ella accederemos a la “tienda” del juego, en la que intercambiar las almas rojas por nuevos movimientos, mejoras de salud y derivados, o nuevos brazos para Nero.



¿Nuevos brazos? Si, porque debido a la ausencia de su brazo demoniaco, Nero podrá equiparse con diversos brazos metálicos fabricados por la propia Nico, convirtiéndose en la principal novedad jugable de este personaje. Estos brazos, llamados Devil Breakers, son toda una revelación, y los tendremos de todas las formas y tipologías. Algunos nos permitirán electrocutar enemigos, otros agarrarlos, empalarlos, etc. Y hay diversas consideraciones a tener en cuenta sobre ellos. Para empezar, podremos llevar equipados un número limitado de brazos, y no podremos intercambiarlos a placer, sino que equiparemos el siguiente de la lista cuando reviente el actual. Y reventarán al recibir mucho daño de enemigos o al hacerlos reventar nosotros mismos. ¿Por qué haríamos algo así? Porque llevarlos a su máximo potencial desencadenará un poderoso ataque especial, que según el tipo de brazo puede arrasar con todo.


A medida que avancemos en la aventura descubriremos nuevos Devil Breakers, los cuales podremos comprar a Nico a cambio de almas rojas o bien encontrarlos desperdigados por el escenario. Su uso es intuitivo y se complementan mediante combos tanto con la espada como la pistola de Nero, y se convierten en un recurso muy a tener en cuenta para enfrentarnos al arsenal de enemigos a batir.



Proseguimos nuestra plantilla de protagonistas con V, la nueva incorporación de esta entrega, y un personaje tan misterioso como peculiar a la hora de combatir. Y lo es porque a diferencia de sus dos compañeros, V carece de una gran fortaleza física con la que empuñar armas. En su lugar, combatirá junto a tres poderosos demonios que le apoyarán en combate: Shadow para ataques cuerpo a cuerpo, Griffon para ataques a distancia y Nightmare como una especie de ataque especial. Por tanto, V habitualmente se encontrará a distancia de sus enemigos mientras damos órdenes a nuestros demonios para que los apaleen, excepto cuando debamos dar el golpe de gracia, que es cuando V realizará ejecuciones tan espectaculares como bizarras.


Es una forma de jugar radicalmente diferente a todo lo visto anteriormente en la saga, y quizá para algunos sea demasiado estratégica y menos directa que la de sus dos compañeros, pero resulta un soplo de aire fresco muy bienvenido y divertido. Y aunque le falte fuerza física, en cuanto a personalidad se encuentra muy parejo con Dante y Nero, que ya es decir. Sin embargo, las cosas como son, resulta el personaje menos adictivo de controlar, no por falta de calidad, sino por exceso de la misma en los demás, sobre todo en Dante.



Si, Dante, ese personaje que tanto se hace de rogar para jugar con él pero que tantas alegrías va a regalarnos en esta quinta entrega. ¿Pensabais que lo habíais visto todo en espectacularidad en un Hack and Slash? Id desechando esa idea, porque lo que os tiene preparado Dante es toda una master class de cómo crear el juego de acción perfecto. No os podéis ni llegar a imaginar las armas tan bizarras que vamos a equipar en esta entrega, ni lo realmente espectaculares que resultan en pantalla. Olvidaos de cosas tan socorridas como espadas y pistolas, que evidentemente no podían faltar en su arsenal, pero que quedan en un segundísimo plano para dar paso a otras armas más, digámoslo, originales. Solo diré un par de palabras, moto y sombrero, y con ello no quiero destripar más sobre sus posibilidades en combate.


Lo que Capcom ha desarrollado en cuestiones jugables de combate con esta entrega está a otro nivel, llevando al límite las posibilidades de la franquicia. Llegar a dominar por completo la ingente cantidad de combos de Dante debe ser algo digno de estudio, y la cantidad de formas diferentes que tenemos de apalizar demonios es algo que tardará mucho en ser superado, si es que eso es posible. En serio, gozad al máximo las primeras horas con Nero, disfrutad de la novedad con V, pero cuando llegue Dante, dejad paso al rey de reyes y al auténtico protagonista indiscutible de la franquicia.



Una vez repasados los tres protagonistas, hablemos de los niveles. Como apuntábamos antes, cada uno está ligado a un personaje en concreto, a excepción de unos pocos que nos permitirán escoger entre los tres, todo ello por razones argumentales claro está. Comenzaremos con dos dificultades a escoger, pero como ya es sabido en esta saga, esto es solo la punta del iceberg, y no tardaremos en desbloquear un buen surtido de dificultades adicionales (Hijo de Sparda, Dante Debe Morir, Cielo o Infierno y Doble Infierno) al superar la aventura. Es aquí donde comienza el auténtico reto, porque en su nivel de dificultad normal es quizá el Devil May Cry más asequible de todos. ¿Es esto malo? En absoluto, porque para eso tenemos otros cuatro niveles más de reto a superar. Pero abre la puerta a que los jugadores menos habilidosos también puedan llegar al final de la aventura sin dejarse los dedos en ello.


Los niveles se calificarán con una nota al finalizarlos, según nuestra actuación y estilo en combate y algunos otros factores, aunque por suerte, se elimina de la ecuación el tiempo dedicado a completarlos, lo cual favorece la exploración en búsqueda de secretos. Y hablando de estilo, todo está ideado para que lleguemos a esa mítica calificación SSS durante los combates, momento en el que el aumento del ritmo de la música y el frenesí nos inundará para continuar realizando combos inimaginables.



Al final de cada nivel, por norma general, nos esperará un imponentes jefe final, que suelen rozar lo bizarro y lo impresionante a partes iguales. Y como si de una serie de televisión se tratase, solemos encontrar varios giros de guión o cliffhangers al final de cada misión que nos incitarán a querer seguir con la historia de inmediato. A este respecto, la trama nos tiene preparadas algunas sorpresas, incluso algunas de ellas nos darán ganas de rejugar el juego entero una vez completado, y hasta aquí podemos leer.


Para finalizar de hablar de los niveles, no podemos dejar de nombrar el sistema cameo, una novedad interesante de esta entrega. Y es que resulta que en algunos niveles veremos como otro de los protagonistas está participando en su propia línea argumental o bien junto a nosotros en ese momento o bien a la lejanía en otro punto de la pantalla. Lo curioso del asunto es que dicho personaje no está ni scriptado ni controlado por la IA, sino que se tratará de otro jugador real que está jugando en su propia partida. Al finalizar el nivel, podremos valorar su actuación de forma positiva o negativa -al igual que él valorará la nuestra-, y con ello podremos obtener premios en forma de gemas doradas, un recurso que podemos usar para resucitar al morir en combate. Este sistema es interesante y curioso, aunque creemos que está terriblemente desaprovechado, quizá en previsión de algún DLC que le dé más importancia.



En cuanto a duración, una primera pasada puede alcanzar las 10 horas de juego tranquilamente, pero esto es solo un pequeño aperitivo de lo que puede ofrecer la aventura. Tras esto, tenemos cuatro niveles más de dificultad, nuevas opciones jugables que abren mayores posibilidades de combate, y sorpresas por doquier, además de 12 niveles secretos a descubrir y superar. Por tanto, tenemos juego para rato, y eso que aún faltan modos adicionales, como el Palacio Sangriento, que están pendientes de llegar.


A nivel técnico, Devil May Cry 5 hace uso del RE Engine llevándolo al límite, mucho más que en Resident Evil 2 Remake. El trabajo de texturizado y diseño artístico es portentoso, y todo se mueve a unos gloriosos 60fps que hacen que por nuestras retinas desfile un espectáculo de luces y colores digno de elogiar. Las físicas y las animaciones están a un nivel de sobresaliente, pero por encima de todo destacamos las cinemáticas, con unas expresiones faciales impresionantes que hacen avanzar la historia con toda la magnificencia que merece la saga. Los tres protagonistas se llevan la palma en cuanto a diseño y animaciones, pero los enemigos no se quedan atrás, con un repertorio más que generoso de criaturas del inframundo, algunas de ellas incluso repiten de anteriores entregas, aunque hablar de cuáles sería incurrir en destripes innecesarios.



En cuanto a la música, la banda sonora roza también el sobresaliente gracias a numerosos temas dignos de oír y recordar. Cada personaje tiene su tema principal, y durante los combates se aumenta o disminuye el ritmo según la calificación de estilo en combate, algo que ayuda enormemente a la inmersión y la espectacularidad de lo que sucede en pantalla. Desde el tema principal cantado del juego, pasando por todos sus temas nuevos o clásicos, el abanico musical es todo un portento de variedad y calidad. Lástima que no nos llegue doblado a nuestro idioma, aunque las voces originales en inglés son suficientemente carismáticas como para no echarlo demasiado de menos.


Devil May Cry 5 es todo un contrincante a batir a mejor juego del año, pero también podría postularse a mejor juego de la década y quedar en una posición más que digna. Es una evolución palpable de su anterior entrega, y lleva algunos conceptos jugables a un nivel que tardaremos mucho tiempo en ver superado. Controlar a Nero y V es una delicia, pero lo de Dante está a un nivel muy por encima de lo visto anteriormente, y solo con eso ya podríamos derrochar ríos de tinta en cuanto a posibilidades de combate y combinaciones posibles. No solo es una maravilla jugable, sino que audiovisualmente es de lo mejorcito que hemos visto nunca, espectacular y llamativo a todos los niveles. Solo queda saborearlo al máximo y apreciar cada pequeño ápice de contenido, porque la saga ha vuelto para quedarse y reinar durante un largo periodo de tiempo. Larga vida al rey, larga vida a Dante.



Lo mejor:


Jugablemente lleva el género a nuevos niveles de diversión


- 3 personajes, 3 formas muy distintas de jugar


- El carisma arrollados de todos ellos, pero en especial de Dante


- La jugabilidad de Dante, no hay nada parecido en espectacularidad


- Audiovisualmente es un portento


Lo peor:


El sistema cameo está muy desaprovechado


- Controlar a V es divertido pero queda lejos de sus dos compañeros


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Devil May Cry 5
Desarrollado por: Capcom Distribuido por: Capcom Género: Acción Lanzamiento: 08/03/2019 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 9,2 Imprescindible
Sonido 9
Gráficos 9.5
Duración 8
Jugabilidad 9.5
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

- (0 votos)
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
-
Sonido
-
Jugabilidad
-
Duración
-

0 críticas de usuarios
Popularidad: 2.620 de 3.681
29%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Crackdown 3 |Dead or Alive 5 |Just Dance: Disney Party 2 |Rage 2 |RICO
© accesoXbox 2008-2019 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS