PEGI Xbox One

Sinner: Sacrifice for Redemption

Valoración aXb

Valoración aXb

Lucha contra tus pecados y sacrifica tus habilidades
Nota aXb 6,8
Duración 6
Jugabilidad 7
Sonido 6
Gráficos 7
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
15/03/2019

El pasado octubre recibíamos un título de acción y rol basado en luchas exclusivas contra jefes finales, inspirado en juegos como Dark Souls y con un componente estratégico a base de sacrificar atributos en cada combate. Ahora el juego recibe una serie de mejoras y novedades, y que mejor ocasión para analizarlo al completo y ver qué tiene que ofrecer a día de hoy.



Sinner: Sacrifice for Redemption es uno de esos juegos indie que recoge la jugabilidad de un triple A y la remodela para crear algo nuevo y original. De entrada no tardaremos en ver una estética y mecánicas jugables que recuerdan poderosamente a la saga Dark Souls, pero quedándonos exclusivamente con las peleas contra jefes finales y el afán por castigar al jugador matándolo una y otra vez. Por lo demás,  la propuesta creada por Dark Star Game Studios cuenta con un interesante giro de los acontecimientos que favorece la rejugabilidad y la sensación de desafío a base de hacernos cada vez más débiles frente a los rivales. ¿Os apetece el reto?


El argumento nos lleva a conocer a Adán, un caballero sin memoria que debe enfrentarse a los siete pecados capitales para recordar su pasado. Siete son, por tanto, los jefes finales a los que debemos hacer frente, en el orden que queramos y con el fin de llegar a un octavo enfrentamiento final que cierre esta trama efímera. La gracia del asunto es esa libertad para escoger libremente el orden de los combates, y no es baladí, ya que antes de cada combate deberemos realizar un sacrificio, haciendo que el orden de combates sea precisamente el mayor componente estratégico de esta aventura.



¿A qué nos referimos con un sacrificio? Bien, la tónica habitual de la mayoría de juegos es comenzar un con un personaje débil que progresivamente se hace más fuerte y obtiene nuevas habilidades. En Sinner: Sacrifice for Redemption es todo lo contrario, nuestro héroe comienza con una serie de atributos que iremos sacrificando en cada combate, dificultando progresivamente las luchas y haciendo que cada vez seamos más débiles y frágiles ante las embestidas de los siete pecados capitales. Será vital saber a qué jefes hacer frente primero, y ahí radica la gracia de esta odisea.


Aquí no hay mapeados ni escenarios a explorar, únicamente una zona central con puertas que llevan a jefes finales previo sacrificio de un atributo. Estas pérdidas pueden suponer reducir de forma permanente la defensa o la salud, hacer menos efectivas las armas, disminuir el número de pociones curativas, etc. De forma que llegaremos al final de la aventura como un pobre diablo debilitado hasta el extremo. Nosotros escogemos lo que sacrificamos, y siempre podremos recuperar dicho sacrificio de la puerta en cuestión, aunque eso suponga recibir al jefe final correspondiente si ya estaba derrotado. Con ello podremos ir jugando al ensayo y error para ver qué combinación de sacrificios y qué orden de enfrentamientos es el idóneo para nuestras habilidades.



No dejan de ser únicamente ocho enfrentamiento, lo cual nos da una duración bastante efímera, aunque muy variable según la destreza del jugador en cuestión. Aquellos acostumbrados a la saga Souls seguramente no tarden más de 3-4 horas en finiquitar la trama, pero los menos hábiles seguramente se verán continuamente muriendo a manos de estos pecados capitales, algo que por suerte no conlleva penalización ninguna, sino que nos transporta de nuevo antes del combate con todos los ítems tal como los teníamos al principio, algo que favorece el ensayo y error que comentábamos antes.


Entrando en la jugabilidad en sí, los jefes finales resultan originales en diseño pero muy genéricos en patrones de ataque. Si, varían bastante sus movimientos a medida que disminuye su salud, pero no ofrecen nada a la que no nos hayamos enfrentado antes en otras decenas de títulos. La lentitud de nuestro propio personaje tampoco ayuda a favorecer la diversión, con un abanico de posibilidades limitado que se basa en el binomio ataque flojo/fuerte, el uso de cuatro objetos distintos, correr, evadir y bloquear ataques enemigos.



El problema radica principalmente en la barra de energía que mide cuantas acciones podemos realizar de forma consecutiva antes de acabar exhaustos, al estilo Dark Souls, la cual se agota casi por completo con prácticamente todas las acciones. Esto hace que solo podamos hacer una acción a la vez antes de aguardar unos segundos a que se recargue la barra, convirtiendo cada combate en un tedio lento y muy arriesgado, ya que mientras nuestros ataques quitan una cantidad de vida irrisoria al jefe en cuestión, las embestidas enemigas nos pueden mandar al otro barrio con solo un impacto.


Para rizar el rizo, encontramos varias incongruencias con las colisiones, con múltiples ocasiones en las que golpearemos al enemigo pero el juego no lo detectará correctamente, amén de otras veces que esquivaremos -supuestamente- con éxito un ataque enemigo pero sin embargo nos comeremos el daño íntegramente. Esto último es más problemático que la lentitud de movimientos, y provocará más de un enfado por parte del jugador, y aunque se ha solventado parcialmente con la aparición de algunos parches, sigue siendo un problema presente.



Esto era lo que teníamos como contenido hasta hace poco, pero recientemente la compañía ha decidido añadir nuevas opciones al juego para celebrar su salida en Steam. Estas novedades tienen como principal atractivo la presencia de un nuevo jefe final, y si esperabais un demonio a la altura de las circunstancias, estáis de enhorabuena, porque nos enfrentaremos nada más y nada menos que a un pollo gigante. Si, un pollo, pero más allá de su bizarra presencia estaremos ante un desafío descomunal con patrones de ataques bastante poderosos. Además de este nuevo jefe, el juego recibe dos nuevos sets de armas, compuestos por unas espadas gemelas y un nuevo pack de espada y escudo a escoger.


Y como nuevo contenido jugable, se añaden tres nuevos desafíos en un modo Nueva Partida+. Tendremos el desafío de la velocidad, que nos propone ser más ágiles en combate a cambio de perder la invulnerabilidad a la hora de esquivar ataques enemigos; el desafío de consecuencia, que nos limita las vidas a una; y el desafío del pecador, que unifica las dos alteraciones anteriores. Con ello se alarga la vida útil del juego, para todos aquellos que busquen un reto aún mayor, que ya es decir.



A nivel técnico, el juego es modesto en su concepción, aunque el diseño artístico de los jefes finales es bastante solvente y consigue sorprender ligeramente. Sin embargo las animaciones del personaje y la tosquedad de las acciones le resta parte de atractivo, con el citado problema de las colisiones que sigue estando tan presente aún a día de hoy. La música hace acto de presencia en todo momento, pero no acaba de aportar la épica necesaria a los combates y se queda en una mera sucesión de temas machacones sin demasiada inspiración.


Sinner: Sacrifice for Redemption es una propuesta original que nos incita a sacrificar atributos de nuestro personaje a cada nuevo jefe final, y ya por ello tiene un plus interesante de novedad respecto a otros exponentes similares. La idea por tanto es buena, pero está llevada a cabo con algunas lagunas importantes en el control del personaje y con una duración bastante limitada, solventada ligeramente con las novedades recientes pero que no acaban de darle el empujón necesario en contenido que necesitaría para brillar más. Es un desafío interesante e incita a la rejugabilidad para encontrar nuevas y mejores formas de enfrentarse a los pecados capitales, y ya por eso merece la pena echarle un vistazo.



Lo mejor:


Original sistema de sacrificios que aporta estrategia y rejugabilidad


- La ambientación está lograda


- La idea es buena y novedosa


Lo peor:


Algo escaso en contenido, a pesar de las novedades recientes


- Altibajos en el control derivados de una barra de energía exigente y problemas con las colisiones-


- Jefes finales un pelín genéricos


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Sinner: Sacrifice for Redemption
Desarrollado por: Dark Star Distribuido por: Another Indie Género: Acción Lanzamiento: 18/10/2018 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 6,8 Entretenido
Sonido 6
Gráficos 7
Duración 6
Jugabilidad 7
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

6.5 (2 votos) Entretenido
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
6
Sonido
6
Jugabilidad
6
Duración
6

0 críticas de usuarios
Popularidad: 1.783 de 3.676
52%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Crackdown 3 |Dead or Alive 5 |Just Dance: Disney Party 2 |Rage 2 |RICO
© accesoXbox 2008-2019 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS