PEGI Xbox One

Assassin's Creed Odyssey

Valoración aXb

Valoración aXb

Grecia te espera para crear tu propia odisea
Nota aXb 9,6
Duración 10
Jugabilidad 9.5
Sonido 9.5
Gráficos 9.5
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
18/10/2018

El año pasado, Ubisoft consiguió remontar la calidad de su saga Assassin's Creed con Origins, una entrega que tras el tiempo de respiro conseguía ofrecer un soplo de aire fresco. Ahora, un año después, proseguimos esta ola de renovación con Odyssey, que desvía el foco de atención de Egipto a Grecia y continúa evolucionando hacia el toque RPG de mundo abierto.



Assassin's Creed Odyssey es toda una declaración de intenciones por parte de Ubisoft, un golpe sobre la mesa para demostrar que la franquicia está muy viva y que aquellos ápices de desgaste están más que superados. Buena prueba de ello fue el éxito de la anterior entrega en Egipto, pero ahora vemos una nueva muestra de revolución en la saga, incorporando nuevas mecánicas y acercándonos más a un mundo abierto plagado de posibilidades, con más de 100 horas de contenido.


Lejos de lo que pudiera parecer a primera vista, Assassin's Creed Odyssey es más que una pseudo-secuela de Origins. Sí, se recogen todas aquellas novedades del año pasado, pero es menos continuista de lo que podría aparentar, ya que sigue evolucionando la fórmula con mecánicas de otros géneros, como la incorporación de los romances, la elección de diálogos o las batallas multitudinarias. Pero vayamos paso a paso.



Seguimos retrocediendo en el tiempo, y con Assassin's Creed Odyssey viajamos al año 431 a.C., época en la que no existen ni asesinos ni templarios, pero sí personajes con habilidades especiales capaces de enfrentarse ellos solitos al mal que asola su tierra. Para la ocasión podremos escoger entre dos personajes, Alexios o Kassandra, pero ambos afrontan exactamente la misma aventura y disponen de las mismas habilidades, por lo que solo es cuestión de gustos escoger entre uno u otro.


Ambos personajes son hijos de Myrrine y del guerrero espartano Nikolaos, pero cuando son apenas unos críos un terrible acontecimiento les obliga a separarse de sus progenitores. Tras huir de Esparta, acaban en Cefalonia, donde un bribón llamado Markos los rescata para darles una vida nueva. Pasados los años, tendremos la necesidad de salir de la isla para afrontar una trama que nos llevará a recorrer toda Grecia y desenredar ciertos misterios.


¿Y que pasa con la historia del presente? Volveremos a encarnar a la protagonista de la anterior entrega, Layla Hassan, y aprenderemos más sobre su enfrentamiento con Abstergo o su vinculación con los asesinos modernos. El hilo conductor entre pasado y presente será un misterioso objeto de la Primera Civilización, la Lanza de Leónidas. No nos engañemos, el presente sigue de capa caída desde que finalizó el arco argumental de Desmond, y no parece encauzarse demasiado en esta entrega, pero por suerte pasaremos la inmensa mayoría del tiempo en la antigua Grecia.



El cambio ambiental respecto a Egipto es palpable desde los inicios, sustituyendo las enormes dunas de arena y los desiertos por un compendio de islas mediterráneas que suponen un mayor protagonismo para nuestro barco, que regresa con las batallas navales más épicas y la necesidad de reclutar tripulación, entre otras virtudes. Echábamos de menos el protagonismo marítimo tras el excelente Black Flag, y hemos quedado muy satisfechos con poder volver a cantar canciones mientras navegamos hacia el atardecer.


En tierra firme, volvemos a encontrar un sinfín de interrogantes que marcan puntos de interés en un mapeado más grande que nunca, abrumador de hecho, que ofrece una ingente cantidad de posibilidades para todos aquellos que busquen el 100% del juego, algo que superará holgadamente las 100 horas de juego, ahí es nada. Una de las novedades de esta entrega está ligada precisamente al mapeado y al seguimiento de las misiones, con la posibilidad de escoger entre el Modo Guiado clásico y el Modo Exploración. El primero es el modo de toda la vida con el que vemos indicadores de las misiones y los puntos exactos a los que acudir para cumplirlas. Sin embargo, con el segundo modo desaparecen todas estas ayudas visuales, y serán las indicaciones de los personajes secundarios las que nos ayuden a localizar los objetivos. Por ejemplo, en lugar de marcarnos claramente con una cruz amarilla donde ir, un personaje podrá sugerirnos que nuestro objetivo se encuentra detrás de una cierta estatua, a la derecha de unas ruinas. Esto aporta una dificultad añadida a la hora de afrontar las misiones, pero lo convierte en una experiencia mucho más realista y gratificante.



Seguimos con las novedades, presentando el nuevo sistema de diálogos y decisiones. Ahora no tenemos a unos protagonistas de moral y personalidad definida, sino que seremos nosotros los que iremos perfilando la forma de ser de estos héroes, como en todo buen RPG que se precie. En la mayoría de conversaciones podremos escoger entre varias líneas de diálogos, y no serán pocas las ocasiones en las que podamos salir de una situación por las buenas, o por las malas. ¿Qué un tendero no quiere devolvernos el dinero que nos debe? Podemos destruir parte de su mercancía para intimidarle, podríamos también mostrar algo de bondad y perdonarle la deuda, o bien podemos ser un tirano y directamente matarlo ante la mirada atónita del resto de habitantes. Seamos cautos con este tema, no es que nuestras decisiones vayan a afectar el futuro de la trama de forma drástica, pero si que muestran algunas leves variaciones en algunas conversaciones y situaciones futuras.


Con este nuevo sistema de decisiones se incorporan los romances, pudiendo mantener relaciones sexuales con algunos personajes secundarios, llegado el caso. No es que sean situaciones al estilo Bioware con desnudos integrales y apasionadas escenas de cama, sino que son leves momentos sugerentes en los que se presupone el acto sexual en sí. Quizá para algunos todo este sistema de diálogos y romances se quede un tanto descafeinado respecto a otros juegos del género, pero marca el inicio de algo prometedor que puede ir prosperando en futuras entregas, y desde luego creemos que este es el camino que debe tomar la saga.



Diálogos aparte, en lo que respecta al combate y nuestras habilidades también notaremos una notable evolución jugable. Para empezar, nos olvidamos del escudo, ya que aquí no existe como tal, y para bloquear usaremos nuestra propia arma. La gestión del inventario es similar a Origins, pero la armadura se divide en casco, brazales, pechera, cinturones/pretinas y botas, gestionando cada pieza por separado. En cuanto a habilidades, se incorpora un movimiento de evasión largo y la posibilidad de entrar en tiempo bala si esquivamos con precisión un ataque enemigo.


Pero lo más destacable es la inclusión de las habilidades, que usaremos mediante una barra de adrenalina que se rellena a medida que golpeamos enemigos. Equiparemos las habilidades que más nos convenzan según las vayamos desbloqueando, desde activar veneno para las armas, curarnos la salud de forma manual, ataques especiales para el arco, o la siempre socorrida patada espartana al más puro estilo Leónidas en 300. Con ello conseguimos personalizar al personaje a nuestra forma de jugar, complementándolo con el nutrido árbol de mejoras que iremos completando con los puntos de experiencia y las correspondientes subidas de nivel.



Y hablando de nivel, ahora más que nunca el progreso por la historia está supeditada a nuestro nivel de personaje, con misiones que requieren de un nivel mínimo para ser afrontadas. Es cierto que esto supone una barrera artificial para alargar la vida del juego, obligándonos a farmear experiencia en misiones secundarias para poder afrontar posteriormente las principales, ralentizando así la narrativa en cierta forma, pero tampoco es algo que no hayamos visto en cientos de juegos de rol durante años. Por tanto, preparaos para ser los recaderos de toda Grecia, aunque en esta ocasión, al ser mercenarios, está un poco más justificado que busquemos dinero a toda costa cumpliendo misiones para cualquier persona que lo requiera.


Como ahora carecemos de un código de honor de asesino y podemos optar por ser buenos o malos, se ha creado un sistema de reputación, que nos castigará si optamos por la vía de la maldad. ¿Y como lo hará? Poniendo precio a nuestra cabeza si realizamos acciones malvadas, provocando que ciertos cazarrecompensas nos busquen por todo el mapeado para acabar con nosotros. Este sistema nos ha recordado en cierta manera al sistema Némesis de Sombras de Mordor, con una jerarquía de mercenarios que nos buscarán por tierra y mar buscando su recompensa. La verdad es que a veces es tentador inclinarse por el mal, porque la llegada de estos cazarrecompensas puede desembocar en la obtención de equipo legendario al eliminarlos, aunque corremos el riesgo de que sean ellos los que acaben con nosotros cuando menos lo esperamos.



Otra de las novedades interesantes de mención es el continuo conflicto bélico entre Atenas y Esparta, ya que el contexto histórico se sitúa en la Guerra del Peloponeso. Esto influye en que habrá zonas que estén en continua disputa entre ambos bandos, y nosotros podremos influenciar la victoria de uno u otro para obtener ciertos beneficios. En estas zonas en guerra siempre habrá un líder por cada bando, y si acabamos con él daremos paso a una fase de conquista en la que participaremos en batallas masivas. Estas batallas se basan en unas barras de vida que representan el poder de cada bando, y nuestra misión es disminuir a cero la rival antes de que sea la nuestra la que decaiga. Estos conflictos no cesan, y durante toda la partida veremos como las zonas cambian de influencia constantemente, con o sin nuestra ayuda.


Con todo lo explicado, veis que tenemos aventura para rato, mucho más allá de la trama principal, que ya de por sí puede llevarnos tranquilamente 50 horas -por culpa de los requisitos de nivel que nos obligan a farmear más de la cuenta-. Pero una vez superada la historia y alcanzado el nivel 50 de personaje, se nos abren infinidad de posibilidades endgame para disfrutar. Tendremos a ciertos mitos griegos como Medusa para encontrar y derrotar, la presencia de una orden secreta que requerirá de recopilar pistas para dar con el paradero de sus miembros, la posibilidad de participar en las Olimpiadas, una Arena de combate, y decenas de posibilidades más que no vamos a destripar. Además, tenemos tablones de anuncios con misiones diarias, de forma que nunca nos quedaremos sin nada que hacer.



Técnicamente, volvemos a estar ante un trabajo artístico de sobresaliente, con una representación de las islas griegas realmente impresionante. Visitar con nuestro barco las islas de Miconos, Lesbos o Cos; o visitar las enormes urbes de Atenas o Tebas, son experiencias gratificantes que nos dejarán boquiabiertos. Todo ello con un lujo de detalles embriagador, máxime si podemos disfrutar de la experiencia con Xbox One X a 4K. Gracias al nuevo sistema de diálogo asistiremos a las mejores expresiones faciales de la saga, y de nuevo tanto el ciclo día/noche como la navegación por mar son experiencias pulidas al máximo detalle.


En cuanto al sonido, como es habitual tenemos un doblaje al español realmente soberbio, con especial hincapié en ambos protagonistas y en el siempre célebre Jordi Boixaderas doblando a Leónidas en el prólogo. Quizá en lo que respecta a la banda sonora hemos quedado un pelín más insatisfechos, con una falta de melodías épicas que queden grabadas en la memoria, a excepción de una melodía en el menú de inventario bastante atractiva y algunos temas sueltos que despuntan brevemente.


Assassin's Creed Odyssey es una evolución palpable desde Origins y se convierte en uno de los mejores Assassin's Creed de la historia. Lo que algunos creían que iba a ser una mera secuela ofrece por méritos propios suficientes novedades jugables como para incluso sobrepasar al excelente Egipto del año pasado. Tiene tantísimo contenido para ofrecer que puede llevarnos más de 100 horas completarlo al máximo, y aun así siempre quedaría algo por hacer o descubrir. Es cierto que el nuevo sistema de diálogos y romances queda algo descafeinado respecto a lo que esperábamos, pero marca el camino a seguir por la saga, un camino que ha retomado el rumbo y no podría ser más prometedor.



Lo mejor:


Una evolución más que notoria de Origins


- Argumentalmente más interesante que anteriores entregas


- El sistema de diálogos y romances


- Regreso de las batallas navales y la importancia del barco


- El sistema de mercenarios cazarrecompensas


- Batallas multitudinarias entre Atenas y Esparta


- Un doblaje soberbio


Lo peor:


Alarga de forma artificial la duración con requisitos de nivel que obligan a farmear


- Los diálogos no acaban de alterar de forma significativa los sucesos futuros


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Assassin's Creed Odyssey
Desarrollado por: Ubisoft Montreal Distribuido por: Ubisoft Género: Aventura Lanzamiento: 05/10/2018 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 9,6 Imprescindible
Sonido 9.5
Gráficos 9.5
Duración 10
Jugabilidad 9.5
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

8.5 (2 votos) Muy bueno
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
9.3
Sonido
9
Jugabilidad
8.3
Duración
10

1 crítica de usuario
Popularidad: 2.397 de 4.138
42%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Dragon Ball Z Kakarot |Halo 5: Guardians |Sniper Elite 3 |Watch Dogs 2
© accesoXbox 2008-2019 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter RSS de aXb RSS