PEGI Xbox One

Just Cause 4

Valoración aXb

Valoración aXb

El cuarto campo de juegos de Rico Rodriguez
Nota aXb 7,9
Duración 9
Jugabilidad 8
Sonido 7.5
Gráficos 7.5
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
12/12/2018

Rico Rodriguez vuelve a casa por Navidad, y trae bajo el brazo la cuarta entrega de uno de los sandbox mas más frenéticos y alocados del mercado. Con el poder del clima por bandera, lucharemos frente a tornados y tempestades, y lo haremos cargados hasta arriba de toda clase de gadgets.



Just Cause 4 se presenta como un nuevo sandbox en su más pura expresión, un mundo abierto en el que hacer todo tipo de locuras y diabluras sin restricción alguna, donde el único límite lo pone nuestra imaginación. Aquí no vamos a encontrar un argumento enrevesado, ni misiones especialmente complejas, sino un aluvión de objetos y utensilios a nuestra disposición para que hagamos del extenso mapeado un descomunal campo de juegos en el que liarla parda contra los pobres enemigos que deambulan por allí.


Ningún fan de la saga se va a sorprender por esta propuesta, pues la franquicia siempre se ha caracterizado por primar la jugabilidad frente al argumento. Así pues, estamos ante el enésimo enemigo dictador que tiene a una región sumisa y deseando revelarse contra la opresión del poder. En esta ocasión, estamos en Solis, un pequeño país en la jungla sudamericana, dominado por Oscar Espinosa y su ejército denominado La Mano Negra. El objetivo es simple, derrocarlo a base de ir limpiando poco a poco todas las zonas de su influencia, y permitiendo que los rebeldes vayan reconquistando el territorio, nada nuevo bajo el sol.



Las misiones tampoco serán un ejemplo de variedad, centrándose la mayoría en acabar con todos los enemigos de una instalación o zona, activando mecanismos que habiliten compuertas u objetos específicos. Ahora bien, la gracia de todo esto radica en la ingente variedad de posibilidades de afrontar estas misiones, gracias a los innumerables gadgets con los que cuenta el bueno de Rico.


Tal como disfrutamos en otras entregas, nuestro protagonista tiene un poderosísimo garfio que usará para catapultarse hacia cualquier superficie, o bien para anclarse a objetos y ligar a su vez estos mismos a otro objeto o superficie, dando pie a múltiples posibilidades de causar el caos a nuestro alrededor. ¿Qué os parece anclar una enorme bombona de butano a un helicóptero enemigo? ¿O atraer dos vehículos villanos entre sí? Todo es posible con ingenio e imaginación, y es aquí donde Just Cause siempre ha sobresalido frente a la competencia.



Al garfio se le suman los clásicos gadgets como el paracaídas o el traje de vuelo, y por supuesto, un surtido de armas de fuego que más quisiera para sí cualquier héroe de acción de los 80. Y hablando de héroes de acción, podéis esperar una buena cantidad de chascarrillos y chistes ingeniosos por parte de Rico Rodriguez, que se toma esto de la guerra como un simple pasatiempo.


La principal novedad de esta entrega es el arma estrella del villano, capaz de controlar el clima. Esto es la excusa ideal para presentar efectos climáticos devastadores como tornados o tormentas, que se pondrán en nuestra contra y nos obligarán a afrontar las misiones con una estrategia distinta que en anteriores entregas. Es realmente impresionante ver como un tornado arrasa con todo el escenario, llevándose por delante estructuras y objetos, y convirtiendo el aire en un espacio repleto de basura girando a toda velocidad. La capacidad del motor APEX Engine para presentar destrucción a raudales se ha mejorado, y sin duda es uno de los sandbox más espectaculares a este respecto.



El mapeado de 100 kilómetros cuadrados ofrece suficiente contenido principal y secundario como para tenernos entretenidos durante horas, siempre y cuando aceptemos que su desarrollo se basa en la experimentación y en hacer el gamberro todo lo que podamos. Si por el contrario pretendemos afrontar la aventura de forma más conservadora, sin usar los gadgets más de lo necesario y centrándonos más en las armas de fuego cual shooter genérico, seguramente la experiencia nos parezca mucho más mediocre de lo que puede llegar a ser.


Ese es quizá el punto más flaco de Just Cause 4, similar al de anteriores entregas, que no se nos incite más a utilizar los gadgets y a explorar sus posibilidades. Tenemos decenas de utensilios interesantes, pero las misiones no se preocupan en obligarnos a utilizarlos, y la mayoría de objetivos pueden resolverse con una total ausencia de ingenio, simplemente echando mano de un fusil de asalto y liándose a tiros, obviando todo lo que podríamos hacer con el garfio y un par de objetos explosivos. Quizá si las misiones tutorizaran más sobre lo versátil de nuestras habilidades, los jugadores descubrirían todo el potencial del juego, pero no es así, se confía demasiado en que sea el jugador quien decida como afrontar la aventura, y creemos que es un error, pues puede caerse en la falsa creencia de que es un juego soso en su desarrollo al no obligarnos a hacer locuras, cuando esa es la salsa del juego.



En resumidas cuentas, ¿podemos entrar a una base enemiga con un fusil en mano y liarnos a tiros usando coberturas? Si, pero eso es lo que hacemos en otros cientos de juegos del mercado. ¿Por qué no mejor aprovechar que en Just Cause podemos usar el garfio para lanzar enormes objetos al escenario, volarlo por los aires o entrar con un vehículo a lo kamikaze anclándolo a esa estructura que pide a gritos que la hagamos explotar? La diferencia entre una estrategia u otra es la clave para divertirnos con la experiencia o verlo como un shooter más del montón.


Al margen de las misiones principales, el juego presenta una infinidad de actividades secundarias, desde más de 400 desafíos de acrobacias, pasando por escenas de rodaje de escenas de riesgo para películas, la exploración de tumbas al más puro estilo Tomb Raider o carreras con todo tipo de vehículos. Y los escenarios darán mucho juego, porque tenemos selvas, ciudades, parajes nevados, desiertos, etc. Todo lo que puede dar de sí un mapa tan exageradoramente grande.



A nivel técnico, hay muchas luces y sombras en Just Cause 4. Por un lado, tenemos la espectacularidad de los peligros ambientales, siendo los tornados un despliegue visual digno de ver en cualquier televisor. Sin embargo, el resto de elementos apenas han evolucionado desde la tercera entrega, presentando un texturizado con deficiencias, una tasa de frames algo irregular y varios bugs inherentes al género sandbox que deben irse solventando mediante parches futuros. Quienes busquen un apartado gráfico a la altura de la generación seguramente se decepcionen, pero la saga nunca ha buscado ser un referente técnico, sino presentar una jugabilidad a prueba de bombas, y eso es lo que consigue.


En cuanto a la música, tenemos una banda sonora que cumple sin florituras su cometido, incorporando las siempre agradecidas emisoras de radio cuando conducimos un vehículo. El doblaje al español vuelve a ser notable, destacando especialmente a Rico Rodriguez y sus continuos chascarrillos y gracietas. Como buen héroe de acción que parodia a los personajes de las películas de los 80/90, no parará de fanfarronear y hacerse el duro, y nosotros encantados con ello.



Just Cause 4 es un título paradójico, ya que es capaz de ofrecer un altísimo grado de diversión al jugador, pero deja en su mano la experimentación total de sus posibilidades, sin incitarle demasiado a ello, permitiendo que afrontemos el juego como un shooter genérico más, siendo esa una decisión bastante cuestionable. Si nos adentramos en la versatilidad de los gadgets de Rico, podemos hacer el loco de una forma inimaginable en otros juegos, y si a eso le sumamos la entrada en escena de tormentas, tornados y demás elementos climáticos, tenemos como resultado un coctel explosivo. Si, tiene muchos bugs técnicos y jugables que deben solventarse, pero tenemos fe en que poco a poco la experiencia irá puliéndose para que en lugar de hablarse de sus defectos se hable más de sus virtudes.



Lo mejor:


Los múltiples gadgets de Rico


- Según nuestra forma de jugar, puede ser terriblemente divertido


- Un mapa enorme, con muchísima variedad de escenarios


- Las posibilidades de destrucción son ilimitadas


Lo peor:


El juego no incita a utilizar los gadgets y las habilidades de Rico


- Misiones repetitivas y sosas si se afronta como un shooter genérico


- El argumento es bastante olvidable


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Just Cause 4
Desarrollado por: Avalanche Studios Distribuido por: Square Enix Género: Aventura Lanzamiento: 04/12/2018 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 7,9 Bueno
Sonido 7.5
Gráficos 7.5
Duración 9
Jugabilidad 8
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

7 (2 votos) Bueno
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
7
Sonido
6.5
Jugabilidad
8
Duración
9

1 crítica de usuario
Popularidad: 2.270 de 3.591
37%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Crackdown 3 |Dead or Alive 5 Ultimate |DreamWorks Dragons Dawn of New Riders |Mars: War Logs
© accesoXbox 2008-2019 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS