PEGI Xbox One

Assassin’s Creed Rogue Remastered

Valoración aXb

Valoración aXb

Ubisoft no quería dejarnos sin otra ración de piratas
Nota aXb 8,1
Duración 9
Jugabilidad 8
Sonido 9
Gráficos 7
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
28/03/2018

Xbox One recibe la remasterización de uno de los Assassin’s Creed más desapercibidos, principalmente por aparecer en pleno cambio generacional y venir eclipsado por otra entrega de la saga - Assassin’s Creed Unity-. De esta forma, aquellos amantes de las aventuras piratas podrán volver a navegar por los mares repletos de asesinos a manos de Shay Patrick Cormac.



Assassin’s Creed Rogue Remastered es una puesta al día de manual, sin florituras que valgan, simplemente aumentando la resolución y con una tasa de imagen más estable, manteniendo el resto del conjunto jugable exactamente igual que hace cuatro años. Por tanto, aquellos que ya disfrutaran de esta entrega posiblemente no encuentren mayores alicientes para adentrarse de nuevo en ella, salvo que quieran revivir las desventuras de este asesino reconvertido en templario.


Con Assassin’s Creed Rogue, Ubisoft decidió coger toda la base jugable de Black Flag, algunas pinceladas de Assassin’s Creed III, añadirle algunas pequeñas novedades y cambiar al personaje protagonista. Eso no significa que sea un mal juego, sobre todo si disfrutamos como cosacos de las aventuras de Connor y de Edward Kenway.


Lo que encontraremos es una entrega mucho más centrada en las batallas navales, más aún que Black Flag, que nos plantea un prisma diferente a la hora de ver la lucha entre asesinos y templarios.  Por supuesto si algo vamos a tener además del correspondiente argumento será una cantidad abrumadora de contenido adicional en forma de misiones secundarias, coleccionables a rabiar y todo tipo de documentación e información histórica. Un juego sencillamente abrumador de completar al 100%, tal como sucede con las últimas entregas de la saga.



Assassin’s Creed Rogue Remastered se centra históricamente en la Norteamérica del Siglo XVIII, a caballo entre la tercera y la cuarta entrega de la franquicia. A nivel geográfico nos centraremos en tres localizaciones, Nueva York, el río central River Valley y el Atlántico Norte, y en ellas asistiremos al nacimiento de un nuevo asesino.


Seremos Shay Patrick Cormac, un nuevo pupilo a las órdenes de la Hermandad de asesinos que tantos personajes memorables nos ha dado. Pero el gran cambio y la novedad más cacareada es que, llegados a un cierto punto de la trama, cambiaremos de bando y nos convertiremos en templario. No vamos a destripar las razones y motivaciones que llevan a Shay a tomar esta decisión tan drástica, y aunque reconocemos que esperábamos algo más de profundidad argumental con este nuevo punto de vista, este hecho se convierte en la gran baza narrativa para enganchar a los fans.


Y no solo porque será interesante ver la organización templaria desde sus tripas, sino porque se aprovechará este cambio de bando para ver desde otro punto de vista algunos hechos pasados de anteriores asesinos. Es decir, en Assassin’s Creed Rogue conoceremos nuevos datos sobre las hazañas de Altair, Ezio o Connor, y cómo funcionaba el bando templario mientras ellos hacían sus quehaceres correspondientes. Respecto a la historia del presente, en Rogue volvemos a las oficinas de Abstergo en primera persona, tal como sucedía en Black Flag. En estos pequeños fragmentos jugables podremos deambular a nuestro antojo por el edificio, conocer información sobre la compañía, resolver algunos pequeños puzzles para hackear ordenadores, y avanzar algunos detalles sobre la trama y lo que se está cociendo para el futuro.



Como decíamos, Rogue da mucho protagonismo a la parte naval, con lo que retomamos la jugabilidad a bordo de un buque que deberemos ir mejorando a medida que avanzamos en las misiones. Para esta ocasión navegaremos con el Morrigan, el buque que Shay se encargará de convertir en el más temido y el más poderoso. Los que jugaron a Black Flag ya saben cómo va esto, comenzamos con una tartana de barco, pero acabaremos por surcar los mares con un buque de guerra todopoderoso.


Además, el Morrigan será mucho más versátil que el Jackdaw –el buque de Edward Kenway-, con un arsenal más poderoso y variado. Habrá nuevos tipos de cañones, ideales para ralentizar a los enemigos, o un espolón mucho más eficaz, entre otras muchas mejoras. Como no, nuestra tripulación también será fundamental para el éxito de las misiones y deberemos encargarnos de irlos fichando para nuestro equipo y así contar con más hombres para los abordajes –y para cantar canciones mientas navegamos-.



A pesar de contar con la misma base jugable, Rogue realiza algunos pequeños cambios en los viajes en barco para intentar conseguir una personalidad propia. Para empezar, estaremos en pleno norte de América en la estación más helada del año, lo que repercutirá en unas aguas más frías que las del caribe. Esto hace que Shay solo puede permanecer en el agua un tiempo determinado antes de acabar congelado, hecho que se nos notificará con unos bordes de escarcha en los extremos de la pantalla.


Otra novedad es que ahora nosotros también podemos ser abordados en cualquier momento, dando paso a la correspondiente lucha entre dos navíos y la necesidad de defenderse en lugar de ser siempre el pirata que ataca. Continuando con los cambios, las bajas temperaturas provocarán que surjan pequeños icebergs, que podremos usar para que nuestros enemigos choquen y se hundan, aunque claro está también tenemos que ir con ojo de no ser nosotros los que acabemos durmiendo con los peces.



Pero al margen de estos añadidos, el planteamiento es el mismo que en Black Flag, un mapa que recorrer con nuestro buque recolectando toda clase de tesoros y coleccionables mientras avanzamos en la trama acudiendo a los indicadores de misiones principales. Hay que destacar que el mapa de Assassin’s Creed Rogue es considerablemente más pequeño que el de Black Flag, aunque con la misma cantidad abrumadora de coleccionables, con lo que todo se ve más abarrotado de ítems a conseguir.


Aunque estaremos bastante tiempo a bordo de nuestro buque, en Rogue también habrá cabida para los paseos a pie, sobre todo porque se reutiliza el trabajo realizado en Assassin’s Creed III a la hora de reproducir la Nueva York de la época. Esta enorme ciudad servirá como excusa de buena parte de la trama, además de ofrecer todo lo que franquicia tiene más que pulido (escaladas de atalayas, reconstrucción de edificios, cofres ocultos, misiones de espionaje, etc.).


Aquí existe una pequeña –y curiosa- novedad a la saga, y es que al convertirnos en un templario provocaremos que la hermandad de asesinos ande tras nosotros. Esto quiere decir que, de forma dinámica y totalmente aleatoria, en algunos momentos seremos atacados por asesinos sedientos de sangre.



Esto provoca una continua sensación de peligro en tierra, ya que siempre deberemos contemplar con detenimiento los escenarios para evitar ser asesinados de forma sigilosa. Ahora sabremos lo que han sentido tantos y tantos enemigos a lo largo de la franquicia, y es que por primera vez seremos la presa en lugar del cazador. Estas amenazas se notificarán con una serie de señales sonoras, momento en el que deberemos echar mano de nuestra vista de águila para localizar al asesino y neutralizarlo antes de que lo haga él.


Vendría a ser un símil de la experiencia multijugador competitiva de anteriores entregas, pero esta vez siendo la IA nuestra enemiga en lugar de otros jugadores. Y hablando de multijugador, es una lástima que en Assassin’s Creed Rogue no exista ni rastro de un modo on-line. Se ha optado directamente por omitir esta faceta, otro ejemplo de que todos los esfuerzos de desarrollo se han vertido en la entrega de nueva generación.


A nivel técnico, Assassin’s Creed Rogue es prácticamente un calco de Black Flag, manteniendo el excelente diseño de escenarios y una ambientación más que notable para navegar con nuestro buque por unas aguas más peligrosas que nunca. El cambio de paradigma temporal a una estación más helada le da cierta variedad respecto a su predecesor, pero tras unas horas de juego no podremos evitar pensar más de la cuenta en situaciones similares ya vividas con anterioridad. Eso no quita que en algunos aspectos como los rostros de personajes o ciertas secuencias cinemáticas se vea un peldaño por debajo de Black Flag, algo que de nuevo se debe a unos valores de producción más bajos de lo habitual. A pesar de todo, la belleza de escenarios y la sensación general de robustez es mayor que la vista en Unity, salvando las distancias de generación y tal.



En su paso a Xbox One, tenemos la correspondiente subida de resolución, a 4K si poseemos Xbox One X, y a 1080p si contamos con el modelo original de la consola. La tasa de frames se queda rocosa a 30fps, por lo que echamos de menos un aumento a 60fps o alguna que otra novedad en el ámbito visual.


En el aspecto sonoro, contamos como no con un excelente doblaje a nuestro idioma, así como la traducción de todos los textos al español. Para la música se recuperan algunos temas de la saga y se aportan algunos otros nuevos con menos carisma, pero que sirven perfectamente para acompañar la acción y todo lo que sucede en pantalla.


Assassin’s Creed Rogue Remastered fue un digno final de fiesta para la anterior generación, y ahora podemos disfrutarlo también en Xbox One. Aúna las virtudes de Assassin’s Creed III y Black Flag en un solo paquete, y lo adereza con algunas novedades interesantes, como el hecho de ser un templario y convertirnos en la presa de otros asesinos. Hay factores que empañan levemente el resultado final, como un excesivo copiar-pegar de Black Flag y algunos detallitos reutilizados de forma más que descarada. A pesar de todo, se solventa con una historia interesante que arroja nuevos detalles sobre el resto de entregas anteriores y todos sus protagonistas, algo que los fans van a gozar como nadie.


El mayor protagonismo de la navegación por mar hace que los que disfrutaron de las aventuras de Edward Kenway tengan una cita obligada también con Shay Patrick Cormac. Por el contrario, los que busquen un desarrollo más clásico a pie quizá acaben saturados de tanto buque. Además, tampoco es una remasterización con novedades, por lo que, si ya lo jugamos en su día, no existen razones para regresar a surcar los mares con él.



Lo mejor:


- Por única vez en la saga, el punto de vista de un templario


- La navegación se potencia hasta nuevos límites


- Muchísimo contenido adicional para alargar la experiencia de juego


- Referencias al resto de entregas de la saga con nuevos detalles sobre los protagonistas


Lo peor:


- Apenas novedades respecto a la versión de Xbox 360


- Reutiliza demasiados aspectos de Black Flag como para resultar totalmente novedoso


- Se pierde el multijugador


 


Esta review ha sido posible gracias al apoyo de Xbox


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Assassin’s Creed Rogue Remastered
Desarrollado por: Ubisoft Sofia Distribuido por: Ubisoft Género: Aventura Lanzamiento: 20/03/2018 Web Oficial Comprar
También disponible en Xbox 360
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 8,1 Muy bueno
Sonido 9
Gráficos 7
Duración 9
Jugabilidad 8
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

8 (1 votos) Muy bueno
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
8
Sonido
7
Jugabilidad
8
Duración
8

0 críticas de usuarios
Popularidad: 1.600 de 3.562
55%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Ashen |Crackdown 3 |Dark Souls III |Saw |Saw 2
© accesoXbox 2008-2018 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS