PEGI Xbox One

Rad Rodgers

Valoración aXb

Valoración aXb

Una oda a la vieja escuela, socarrona y con estilo
Nota aXb 7,5
Duración 6.5
Jugabilidad 7.5
Sonido 8.5
Gráficos 8
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
02/03/2018

La avalancha de títulos indie que venimos sufriendo durante los últimos años es capaz de dejarnos auténticas joyas que merecen mucho la pena, ya sea por una calidad más alta de lo normal, equiparable incluso a productos de mayor presupuesto, o bien por plasmar de una forma prodigiosa las sensaciones de cualquier juego de la vieja escuela, emanando ese aroma a los años 90 que tanto gozamos los veteranos. Este último caso es el de Rad Rodgers, un plataformas de notable factura técnica y jugable, que llega a Xbox One para regocijo de los amantes del género.



Rad Rodgers aterriza en Xbox One con su humor socarrón y un sistema de plataformas a la antigua usanza, en los que solo debemos centrarnos en un par de acciones básicas y con ellas superar obstáculos a tutiplén de dificultad creciente y desafiante. Y para englobar esta mecánica, un argumento original y un protagonista con un compañero de viaje de lo más particular.


Todo comienza conociendo a Rad, un joven amante de los videojuegos que se encuentra plácidamente disfrutando de su consola de los 90 cuando su madre decide que ya es hora de acabar la partida e irse a dormir (seguro que todos habéis vivido eso en algún momento de vuestra infancia). Mientras se encuentra frustrado en la cama, por sorpresa su consola cobra vida propia, y ambos se ven teletransportados a una dimensión virtual que necesita de la nuestra ayuda para ser liberada de las amenazas que allí pululan. Es así como nuestro joven Rad y Dusty, el nombre de nuestra -ahora viva- consola, aunaran fuerzas para enfrentarse a todos los males de este mundo pixelado.



Emanando aroma a las viejas glorias del género, tales como Jazz Jackrabbit o Commander Keen, tenemos por delante un juego en el que solo deberemos preocuparnos de correr, saltar y disparar, le santísima trinidad de los juegos de antes. Comenzaremos controlando a Rad con estas simples mecánicas, mientras Dusty desata su particular verborrea a nuestra vera, una sucesión de chascarrillos y chistes con la siempre inestimable voz -en inglés- de Duke Nukem. Pero habrá ocasiones durante los niveles en los que encontraremos trozos de corrupción, lugares a los que solo podrá adentrarse Dusty, momento en el que tomamos el control de esta consola en un mundo de pixeles oscuros y violentos, de cara a purificar un determinado elemento del escenario y así desbloquear el acceso para Rad.


Los fragmentos jugables de Dusty se convierten en una especie de minijuego en el que esquivar pixeles malvados y flotar por un espacio oscuro y peligroso repleto de peligros, en búsqueda de ese foco de luz que elimine la corrupción de la zona. Son secciones que llegarán a ser diabólicamente difíciles y frustrantes, avisados quedáis. No es que la jugabilidad plataformera con Rad vaya a ser un paseo, no obstante, ya que como buen sucesor espiritual de los 90, se trata de una aventura complicada y desafiante. Llegar al final no será tarea sencilla, aunque con un poco de práctica y habilidad podremos hacerlo en poco más de 4 o 5 horas.



El arsenal de Rad no tiene nada que envidiar a los soldados más aguerridos de los videojuegos. Contaremos con un arma por defecto de munición infinita, pero habrá un amplio armamento durante los niveles de balas limitadas pero una gran eficacia contra los enemigos que saldrán a nuestro paso. Desde armas de gran calibre, a bates de beisbol o potentes lanzagranadas. Cada nivel contará con enemigos propios de diversas mecánicas de ataque, pero la guinda del pastel la pondrán los desafiantes jefes finales, con patrones más complejos que deberemos memorizar para salir airosos de la situación.


Existen también ciertos coleccionables ocultos, muy ocultos en ocasiones, que desbloquearán contenido adicional como bocetos del juego o incluso gorras para Rad, que no afectan jugablemente, pero aportan personalización visual. No existe mucha rejugabilidad más allá de intentar de nuevo los niveles, conseguir mayor puntuación, y picarnos así con las tablas de marcadores mundiales contra otros jugadores.



Técnicamente, Rad Rodgers desprende un diseño visual que plasma clasicismo por todos sus poros. Es justo lo que soñábamos cuando pensamos en cualquier plataformas de los 90 pero con un aspecto gráfico actual, con un gran colorido, cientos de detalles, un gran juego de luces, texturas de notable factura, etc. Realmente hay un trabajo soberbio tras su desarrollo, y más teniendo en cuenta su presupuesto humilde que se aleja de las posibilidades de las grandes compañías. Y aún así, es un resultado más satisfactorio que muchas otras producciones de alto standing…


A nivel sonoro, tenemos dos grandes aciertos a destacar. Lo primero es su excelente banda sonora, compuesta por Andrew Hulshult, un experto en melodías retro que ha conseguido crear un conjunto sublime de temas que se adaptan como un guante a la jugabilidad. Lo segundo, la socarronería de Dusty, nuestra consola parlanchina y dicharachera, que no para de sacarnos una sonrisa en todo momento con sus ocurrencias y sentido del humor. Una lástima que todo ello se ofrezca íntegramente en inglés, incluso los textos, por lo que necesitamos de un cierto nivel de conocimientos del idioma para disfrutar de todas las conversaciones o monólogos.



Rad Rodgers resulta por tanto una compra obligada para cualquier amante del género de las plataformas, máxime si cuenta con una cierta edad y ha disfrutado en su infancia de las viejas glorias atemporales que tan buenos ratos nos hicieron pasar de pequeños. Su dificultad está bien medida, y la curva de aprendizaje nos llevará a perfeccionar nuestras habilidades al extremo, sobre todo en los minijuegos de Dusty, momentos de gran estrés y tensión. Es cierto que se nos antoja demasiado corto y nos quedamos con ganas de mucho más, y eso que cuenta con dos niveles extra respecto a la versión de PC de hace un año, pero por nosotros habríamos estado el doble de tiempo con este par de protagonistas tan peculiares.



Lo mejor:


Plataformas de aroma clásico


- Dusty y su sentido del humor socarrón


- Visualmente muy llamativo


- Una banda sonora excelente


Lo peor:


Se hace demasiado corto


- Los niveles de Dusty pueden resultar muy frustrantes


- Íntegramente en inglés


 


Esta review ha sido posible gracias al apoyo de Xbox, THQ Nordic y Koch Media


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Rad Rodgers
Desarrollado por: Slipgate Studios Distribuido por: THQ Nordic Género: Acción Lanzamiento: 21/02/2018 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 7,5 Bueno
Sonido 8.5
Gráficos 8
Duración 6.5
Jugabilidad 7.5
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

8 (1 votos) Muy bueno
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
8
Sonido
8
Jugabilidad
8
Duración
7

0 críticas de usuarios
Popularidad: 391 de 3.552
89%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Crackdown 3 |Dead or Alive 5 |Hitman |Hollow Knight: Edición Corazón Vacío |Yesterday Origins
© accesoXbox 2008-2018 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS