PEGI Xbox One

Sea of Thieves

Valoración aXb

Valoración aXb

El trepidante mundo de piratas de Rare
Nota aXb 8,0
Duración 7
Jugabilidad 8
Sonido 8
Gráficos 9
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
27/03/2018

Si hay un juego que ha levantado expectación en Xbox One, ese es Sea of Thieves. El juego multijugador de Rare, ambientado en un mundo de piratas, se ha convertido durante los últimos meses -años- en uno de los títulos más esperados de todo el catálogo. Y no es para menos, la mítica compañía llevaba un tiempo buscando realizar un proyecto a la altura de su fama, y parece que han dado con la clave del éxito, a tenor del interés que ha suscitado el juego en toda clase de redes sociales y sistemas de streaming. Ahora llega el turno de analizar la versión de lanzamiento de esta aventura de piratas, una experiencia que no dejará indiferente a nadie.



Tras varias betas y pruebas de testeo en las que pudimos apreciar las primeras bondades del juego, podemos echar el guante al fin a la versión final, o por lo menos la versión que da pie al mundo que está por llegar, porque dicho sea desde el principio, Rare ha planteado Sea of Thieves como una experiencia que irá aumentando progresivamente con el tiempo respecto a su contenido y posibilidades. ¿Quiere decir eso que lo que tenemos actualmente es escaso en cuanto a variedad? En parte sí y en parte no, y nos explicaremos detalladamente a lo largo del análisis.


Y es que lo que encontramos a día de hoy es aproximadamente lo mismo que vimos en la última beta, con un par de añadidos nuevos, la esperada traducción al español y ligeros retoques en la interfaz. Para todos aquellos que no disfrutaron de aquella experiencia y llegan neófitos al lanzamiento, el juego consiste en adentrarnos de lleno en una aventura cooperativa de piratas. Y decimos cooperativa porque, a pesar de que podemos jugar en solitario, no es sin duda la mejor forma de abordar Sea of Thieves. De hecho, avisamos desde ya que intentar ir de lobo solitario echa por tierra la mayoría de bondades del juego, volviéndolo una experiencia insípida y sin gracia alguna, por no hablar de un desafío sin chicha ni sentido, por lo menos en su lanzamiento.



Así pues, lo primero que encontramos al arrancar el juego es una pantalla de selección de acompañantes. Tenemos cuatro opciones de embarcación, a tenor de si queremos jugar solos o con varios jugadores, hasta un grupo de cuatro. Podemos invitar a cualquiera de nuestros contactos para que se unan a la fiesta, o dejar que sea el sistema de matchmaking del juego el que nos encuentre a los compañeros de aventuras. Una vez tomada una decisión, aparecemos en el mundo de Sea of Thieves para comenzar a liarla parda como piratas, en una isla que hace las veces de reunión de jugadores, desde la que podremos acceder a una taberna social, y a varios personajes secundarios que serán las tiendas en las que invertir el oro obtenido en las misiones.


Un escueto tutorial nos dará las primeras directrices, explicándonos los controles básicos como saltar, correr o utilizar los diversos ítems que podemos seleccionar desde un menú radial. Estos objetos equipados van desde una espada a una brújula, pasando por un catalejo o un acordeón con el que amenizar a nuestros compañeros.



La idea general del juego a día de hoy, que se convierte en la tónica básica del juego, es acudir a un personaje en la isla que nos vende contratos. Estos contratos pueden ser de tres tipologías: Misiones de búsqueda de tesoros, misiones en las que encontrar y eliminar a un grupo de esqueletos, o misiones de exploración en las que recorrer las islas buscando algún animal concreto. Todo lo que haremos en el juego será participar en una de estas tres clases de misiones, alterando su dificultad según ascendamos en los tres clanes que se encargan de darnos los correspondientes desafíos.  ¿Es suficiente para mantenernos entretenidos durante horas? Sí. ¿Se hace repetitivo a la larga? También. Es necesario y casi obligatorio que Rare se ponga las pilas para incorporar nuevas tipologías de misiones, o a medio plazo muchos jugadores podrían cansarse de repetir una y otra vez las mismas misiones.


Hagamos la misión que hagamos, al final nuestra recompensa siempre será la misma, obtener oro para invertirlo en mejoras estéticas para nuestro personaje. Porque Sea of Thieves carece de cualquier progreso a nivel de habilidades o nivel de personaje, todos seremos iguales llevemos 100 horas de juego o acabemos de comenzar la aventura, de cara a igualar las partidas. Esto tiene su lado bueno y su lado malo, ya que los veteranos comenzarán a notar esa falta de recompensa real por haber surcado los mares durante horas. Por tanto, la única forma de demostrar nuestra veteranía y experiencia será adquirir los cientos de objetos visuales que pueden dar a nuestro pirata ese aspecto único, siempre desenfadado, con el humor tan propio de Rare. Patas de palo y complementos alocados para todos los gustos que forman el amplio abanico de objetos a comprar con el botín de las misiones.



Más allá de la escasa variedad de misiones o la falta de subida de nivel, Sea of Thieves brilla por el altísimo grado de cooperación que requiere por parte de todo el grupo de jugadores -en caso de no jugar en solitario-. Es aquí donde alcanza las cotas sobresalientes que lo alzan a imprescindible de las pachangas con amigos, convirtiéndolo en uno de esos títulos que recordareis toda la vida si podéis reunir a un grupo de colegas afines a la vida pirata.  El modus operandi de la aventura consiste en que uno de los jugadores compre uno o varios contratos, acuda al camarote del barco -que estará amarrado en la isla de inicio- y luego someta esa misión a votación de todos los componentes de la tripulación. Si se acepta el contrato, entonces ya tenemos un objetivo, que es intentar descifrar donde se encuentra la isla del mapa adjunto al contrato y acudir a ella a desvalijarla. Aquí empieza lo bueno, pues deberemos cooperar con nuestros compañeros para controlar nuestro barco, que requiere de algunas pocas acciones básicas a dominar.


Las acciones que podemos llevar a cabo en el barco, y que deben coordinarse como las agujas de un reloj, pasan por controlar el timón, levar o echar anclas, y bajar o subir las velas y rotarlas para aprovechar el viento, eso a lo que se refiere a movimiento por el mar. Otras tareas pueden ser subir arriba del todo y usar el catalejo para ver al horizonte, encender o apagar farolillos del barco, y encargarse de coger balas de cañón de la despensa para subirlas a los cañones de abordo y así tenerlos listos frente a cualquier amenaza.



Porque no debemos olvidar en ningún momento que Sea of Thieves es un juego vivo repleto de jugadores, por lo que podremos cruzarnos con cualquier otra embarcación en cualquier momento, y quizá no siempre sea con buenas intenciones. Puede que nos crucemos varios navíos en búsqueda del mismo tesoro, o que simplemente los veamos regresando a la isla de inicio para vender los tesoros conseguidos en otra misión, así que como buenos piratas que somos quizá creamos conveniente abordarlos para hacernos con un botín suculento. Es aquí donde entra en juego la cooperación máxima, en batallas frenéticas que se convierten en una contrarreloj por bajar a por balas, cargar cañones y disparar, reparar los desperfectos causados por los proyectiles enemigos y no acabar en el fondo del mar, abordar el barco enemigo con espadas y trabucos, etc. La experiencia es tan sorprendente como inesperada, por las miles de variantes que pueden ocasionarse en cada partida.


Y no solo el resto de jugadores serán los enemigos en el mar, sino que también habrá un surtido número de tiburones esperando catar nuestra sangre, o el tan cacareado kraken, que aparece de peras a uvas, pero cuando lo hace es todo un espectáculo digno de ver. Existe también una variante a las tres tipologías de misiones, que se trata de un desafiante bastión de esqueletos que aparece de forma esporádica y es fácilmente visible desde cualquier sitio por estar situado bajo una nube con forma de calavera. Será el momento de que todos los jugadores conectador al servidor dejen lo que estén haciendo y acudan al lugar para intentar llevarse los mejores botines del juego.



También hay cabida para el humor y el gamberrismo en el juego, gracias a las múltiples bebidas de grog que compartiremos con nuestros amigos, situaciones inesperadas como que un enemigo aborde nuestro navío solo para deleitarnos con sus dotes artísticas al acordeón, o incluso la posibilidad de acumular vomito en un cubo para luego echárselo a cualquier personaje. Situaciones al estilo Rare con ese sentido del humor tan peculiar que nos arrancará más de una sonrisa.


Técnicamente, Sea of Thieves ya demostró en la última beta que estaba a la altura de lo esperado en Xbox One, pero el juego final no ha dejado de sorprendernos en todo momento. Visualmente contamos con la mejor recreación del mar nunca vista en un videojuego. El realismo de las olas, el cómo se ven afectadas por el temporal, como salpican la cubierta del barco y forman charcos según la estructura del suelo, o como hacen balancearse el navío en las tormentas, son solo pequeños ejemplos de lo mucho que nos sorprenderá el mar por muchas horas de juego que llevemos encima. Todo el conjunto goza de ese tono humorístico de colores pastel, pero veremos detalles por aquí y por allá que no tienen nada que envidiar a las producciones más punteras.



La música al más puro estilo pirata acompaña nuestras travesías al son de cánticos de bribón de mar, y los efectos de sonido complementan ese toque humorístico a la perfección. Además, contamos con textos en español para no perdernos ni un detalle de las misiones, aunque más importante es el sistema de conversación mediante expresiones radiales que podemos utilizar para comunicarnos con el resto de componentes del grupo. Lógicamente es recomendable utilizar un micrófono para charlar con el resto de jugadores, pero en caso de hablar idiomas diferentes, siempre tenemos la opción de usar estas frases prefabricadas para entendernos.


Sea of Thieves aterriza por tanto con un interesante sistema de cooperación pirata, aunque con un escueto abanico de misiones y contenido que puede pasarle factura en caso de que no se vaya ampliando durante las próximas semanas. Rare ha asentado las bases de una experiencia gratificante, pero tiene un largo camino por delante para dotar a su creación del atractivo necesario en forma de contenido.



Tras todo lo dicho, volvemos a insistir en la principal brecha del juego, la compañía de los jugadores adecuados. En solitario, Sea of Thieves no es nada recomendable a día de hoy, tajantemente. Sin embargo, con el grupo de jugadores adecuados, puede convertirse en la mejor experiencia online de vuestras vidas. Así de radical es la diferencia de sensaciones según cómo lo juguemos, y así de diferentes serán por tanto las opiniones de cada análisis, ya sea de un medio especializado o de un jugador concreto. Por eso lo mejor es que cada uno pruebe por si mismo la experiencia y decida qué grado de adicción le provoca según sus gustos y posibilidades de jugarlo con amigos, porque os aseguramos que, si tenéis la suerte de compartirlo con conocidos, la fiesta que podéis montar no tiene precio.



Lo mejor:


Una experiencia cooperativa excelente


- La recreación del mar, impresionante


- El sentido del humor


- Audiovisualmente es un espectáculo


- Tiene un potencial brutal si Rare se pone las pilas


Lo peor:


En solitario no es nada recomendable


- Muy poca variedad de misiones o enemigos a día de hoy


- No hay progreso de jugador a nivel de habilidades o experiencia


 


Esta review ha sido posible gracias al apoyo de Xbox


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Sea of Thieves
Desarrollado por: Rare Distribuido por: Microsoft Game Studios Género: Aventura Lanzamiento: 20/03/2018 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 8,0 Muy bueno
Sonido 8
Gráficos 9
Duración 7
Jugabilidad 8
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

7.3 (3 votos) Bueno
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
8
Sonido
8
Jugabilidad
7.5
Duración
8.5

0 críticas de usuarios
Popularidad: 3.184 de 6.717
53%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
© accesoXbox 2008-2023 Política de Privacidad Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter RSS de aXb RSS