PEGI Xbox One

Headlander

Valoración aXb

Valoración aXb

Un metroidvania que jugaremos con cabeza
Nota aXb 8,3
Duración 7
Jugabilidad 9
Sonido 7.5
Gráficos 7
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
25/11/2016

Double Fine y el incombustible Tim Schafer nos traen una aventura retrofuturista de corte metroidvania, con una buena dosis de humor y todo el talento arraigado tras años de experiencia. Uno de esos títulos agraciados que reúnen los suficientes elementos como para sobresalir entre sus competidores y ofrecer una propuesta original, a la par que adictiva. Así que regresemos al espíritu futurista de los 80, a las luces de neón, a los bailes horteras y a la música electrónica, y gocemos de Headlander.



De Tim Schafer podemos esperarnos cualquier bizarrada argumental. Responsable de títulos tan emblemáticos como Maniac Mansion, Monkey Island o Grim Fandango, sin duda el sentido del humor y el desparpajo estaban más que asegurados en Headlander. Y así es.


Despertaremos como una cabeza sin cuerpo enfundada en un casco espacial. Sin memoria, sin la capacidad de hablar, en una especie de nave-cárcel que nos traslada vete tú a saber dónde, pero capaces de volar, habilidad más que suficiente para escapar de allí y empezar a buscar respuestas. Con esta particular cabeza como protagonista partiremos hacia una aventura sustentada por una fórmula metroidvania de pura cepa, con un mapeado que iremos habilitando poco a poco a base de conseguir nuevas habilidades y poderes. Como curiosidad, podremos escoger entre varios modelos de cabeza antes de comenzar la aventura, con algunas opciones de ambos sexos.



Una extraña voz nos ayudará a escapar de la nave inicial, que hará las veces de tutorial, y nos acabará conduciendo a la enorme zona que conformará el grosor de la aventura. Por el camino, comenzaremos a aprender las posibilidades jugables del título, con una cabeza que por ella misma apenas puede moverse y poco más, pero que tiene la capacidad de acoplarse a cualquier cuerpo robótico que encontremos, tanto de enemigos como de personajes que deambulen por la zona, lo cual supone la principal fuente estratégica de todo el entramado jugable.


Acoplarnos a un cuerpo enemigo -tras arrancar la cabeza que pudiera tener con anterioridad- supondrá obtener un torso con el que correr o disparar, y así poder defendernos con garantías de las amenazas. Además, cada cuerpo estará asociado a un color determinado (rojo, amarillo, azul, verde, etc.) y de ello dependerá el abrir las puertas que intercomunican las zonas del mapa, puertas que se identifican por un color, y como es lógico, pedirán que llevemos un cuerpo de ese determinado color para permitirnos el paso.



La estación espacial que se nos presenta como mapeado servirá para avanzar en una trama delirante en la que buscaremos respuestas para nuestra amnesia, a porqué parecemos ser el único ser humano -almenos la cabeza- y, en definitiva, una travesía de surrealismo futurista ochentero que nos ha encandilado. Es cierto que se trata de un trasfondo con un sentido del humor más moderado que el resto de creaciones de Tim Schafer, con un corte más serio y adulto, pero eso no quiere decir que dejemos de encontrar personajes bizarros que sueltan chascarrillos hilarantes, o situaciones totalmente alocadas dada nuestra peculiar situación de cabeza solitaria voladora.


Siguiendo las indicaciones de la misteriosa voz que nos guía, iremos recorriendo la estación espacial, explorando y evolucionando las habilidades de nuestra querida cabeza. Como buen metroidvania, el backtracking estará presente en todo momento, volviendo sobre nuestros pasos con cada nueva habilidad para cruzar aquella puerta que antes nos era imposible, o recoger aquel secreto que antes se nos resistía. Como comentábamos, la mayor exigencia a la hora de progresar en la aventura serán los colores de los cuerpos a los que nos acoplaremos, siendo totalmente imprescindibles para cruzar puertas y luchar contra los enemigos robóticos que saldrán a nuestro paso.



Además de su correspondiente color, cada cuerpo enemigo poseerá un tipo de disparo especifico. La mayoría son armas láseres, pero varían en la cantidad de rayos que disparan, ya sea solo uno en línea recta o varios en cadena, resultando especialmente dañinos. Pero no solo podremos acoplarnos a cuerpos humanoides, sino también a pequeños perros-robots o a tanques pequeñitos, ideales para cruzar agujeros minúsculos en las paredes.


Según avancemos, adquiriremos nuevos poderes, tanto para la cabeza en solitario o para los cuerpos a los que nos acoplamos. En lo que respecta a la cabeza, conseguiremos habilidades como crear un escudo a nuestro alrededor, ideal para repeler ataques o cruzar láseres que cortan caminos; la posibilidad de realizar un turbo, justo lo que necesitamos para pasar a toda velocidad por tuberías; o mejoras a la hora de arrancar cabezas de cuerpos robóticos enemigos. Hay que destacar que mientras estemos sin cuerpo, la cabeza podrá regenerar su vida automáticamente, con lo que si nos disparan demasiado solo debemos huir y resguardarnos para estar a salvo.



Por otra parte, los cuerpos a los que acoplemos la cabeza sí que contaran con una barra de vida limitada que puede llegar a autodestruir el cuerpo, por lo menos durante los primeros compases de la aventura. Posteriormente, a base de subir de nivel, podremos ganar la habilidad de regenerar vida también en los cuerpos ocupados, así como mejoras a la hora de atacar, incluyendo habilidades especiales como crear un escudo protector, abandonar el cuerpo pero dejándolo en modo de disparo automático, y muchos otros poderes interesantes.


El juego no resulta especialmente difícil, dado que a base de explorar conseguiremos varias mejoras de vida tanto para la cabeza como para los cuerpos. Únicamente con la presencia de un par de jefes finales podremos llegar a tener algún problema, pero nada que no solucione prestar atención a los patrones de ataque y contar con varias habilidades desbloqueadas. La duración no es demasiado elevada, y posiblemente en unas 6-7 horas lleguemos al final de la aventura, salvo que nos entretengamos más de la cuenta explorando y buscando secretos, que los hay a raudales. Además de la enorme estación espacial, contaremos puntualmente con dos submapas adicionales a los que viajar, de menor envergadura, pero igualmente atractivos para explorar -aunque el segundo de ellos es bastante lineal y supone la recta final del juego.



La jugabilidad es bastante original dado el sistema de controlar a una cabeza voladora capaz de acoplarse a cualquier cuerpo enemigo. Se conforman una serie de puzles y rompecabezas basados en dicha habilidad y en la colorimetría de cada anfitrión, desafíos en los que deberemos darle bastante a la cabeza en ocasiones -en todos los sentidos-. Precisamente esta marca distintiva respecto a otros títulos similares es lo que hace tan especial a Headlander, ya no solo por su sentido del humor y una trama que despega durante su recta final, sino por un planteamiento jugable realmente notable y divertido, capaz de mirar de tú a tú a los grandes exponentes del género.


A nivel técnico, Headlander ofrece un diseño artístico retrofuturista bastante interesante, un escenario extraído de las series de ciencia ficción de los 80 capaz de provocar nostalgia y resultar llamativa por múltiples razones. Sin sobresalir especialmente en cuanto a nivel gráfico, sí que tiene esa chispa especial para resultar original, gracias a unos modelados de personajes simpaticones y a un más que interesante diseño de mapeado. La banda sonora sí que resulta brillante e inspirada, con temas futuristas que encajan como un guante con el entorno que nos rodea. Los textos llegan en completo español, de forma que no nos perderemos ni una línea de los diálogos tan divertidos que nos esperan.



Como amante del género metroidvania, he disfrutado de lo lindo con Headlander, resultando especialmente original y superior a la calidad media del catálogo. Quizá juega en su contra una duración modesta y una trama que tarda en arrancar en cuanto a interés, pero en lo que respecta a diversión y posibilidades jugables es todo un portento capaz de engancharnos sin remedio de principio a fin. Totalmente recomendado para amantes del género que busquen una aventura divertida y amena, con momentos memorables y adictivo a rabiar.



Lo mejor:


- Aventura metroidvania adictiva


- Sentido del humor marca de la casa


- Evolución del personaje notable


- Explorar el mapeado resulta divertido


- Puzles ingeniosos


Lo peor:


- Escasa duración


- La trama tarda en arrancar


- La dificultad es bastante efímera


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Headlander
Desarrollado por: Double Fine Productions Distribuido por: Adult Swim Games Género: Aventura Lanzamiento: 18/11/2016 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 8,3 Muy bueno
Sonido 7.5
Gráficos 7
Duración 7
Jugabilidad 9
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

7.2 (5 votos) Bueno
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
7.3
Sonido
6.5
Jugabilidad
7.3
Duración
6.5

0 críticas de usuarios
Popularidad: 1.800 de 3.627
50%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Heroes Trials |Prominence Poker |Rage 2 |Shadow of the Tomb Raider |Train Sim World
© accesoXbox 2008-2019 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS