PEGI Xbox One

Carmageddon: Max Damage

Valoración aXb

Valoración aXb

El rey de la polémica regresa a nuestras vidas con una entrega repleta de altibajos
Nota aXb 6,8
Duración 8
Jugabilidad 7
Sonido 6
Gráficos 5.5
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
19/07/2016

Si hay un juego que históricamente ha provocado polémica en los medios de comunicación y en todos los detractores de los videojuegos, ese sin duda es Carmageddon. Hace ya veinte años pudimos disfrutar de su primera entrega, y medio mundo se volvió loco ante un juego que proponía conducir a lo bestia atropellando peatones, animales y todo lo que se pusiera por delante, ¡y encima bonificándonos por ello! Tras un periodo de reposo, sus creadores vuelven a la carga con una nueva entrega, aparecida hace un año para PC con resultados irregulares, y mejorada ahora para consolas. ¿Habrá merecido la pena la espera?



Carreras de batalla campal


La propuesta de Carmageddon: Max Damage es bastante similar a la del juego original, planteando un juego de carreras en el que precisamente ser el primero es la última de nuestras preocupaciones, almenos en muchos de los eventos en los que participaremos. La saga destacó en su día por dar un giro de tuerca a los clásicos juegos de carrera, adentrándonos en competiciones en las que debíamos preocuparnos más de acabar con nuestros rivales que llegar a meta el primero, porque total, si acabamos con todos los rivales ¿quién necesita cruzar puntos de control?


Lógicamente podíamos tomarnos el juego como un juego de carreras más y participar en los eventos cruzando checkpoints hasta llegar el primero a meta, pero el juego no estaba diseñado para eso, y lo sabéis. La principal peculiaridad extra es que el hecho de atropellar ciudadanos o estamparnos contra otros rivales nos otorgaba tiempo extra para la carrera, incentivándonos a causar el caos y masacrar a todo lo que se moviera por el escenario, con sistemas de combos por matar a muchos de forma seguida, y consiguiendo mayores bonificaciones por atropellar a alguien en silla de ruedas o a una embarazada (bonus x2).



Sí, el concepto era demasiado morboso y por ello los medios de comunicación se volcaron en encasillar al juego como el mismísimo diablo encarnado en entretenimiento digital, sin saber que al hacer eso precisamente le estaban dando más bombo y publicidad y lo alzaron a leyenda y clásico instantáneo para los aficionados al mundillo de los videojuegos.


Pasados veinte años, Stainless Games vuelve a la carga con Carmageddon: Max Damage para consolas, que viene a ser el remodelado de Carmageddon: Reincarnation, aparecido hace un año para PC. Aquel juego llegó con bastantes irregularidades técnicas y jugables, y por tanto teníamos ganas de ver el resultado en Xbox One para comprobar si el resultado estaba a la altura de lo esperado, así que vamos allá con el Carmageddon de nueva generación.



Solo el mejor sobrevive


Comenzaremos nuestra odisea por el modo principal, llamado modo Trayectoria. En este modo comenzaremos con los dos coches clásicos de la saga, pero llegaremos a desbloquear hasta 30 variados vehículos de todo tipo, incluyendo tractores, camionetas, coches fúnebres o veloces coches de carreras, todos ellos aderezados con adornos tan variopintos como cuchillas, pinchos, armadoras de hormigón o ruedas dentadas.


En este modo historias avanzaremos por 16 capítulos, cada uno de ellos contando con entre tres y cinco eventos de competición. A medida que superemos capítulos, podremos ir obteniendo mejoras de los vehículos desbloqueados para ampliar sus prestaciones.


Entrando en faena, los eventos plantearán varios desafíos distintos para superarlos con éxito, siendo el más llamativo el evento original que todos conocemos, llamado Carma Clásico. En estos niveles, tendremos tres formas de conseguir la victoria, la primera será superar todos los puntos de control hasta alcanzar la meta; la segunda será acabar con todos los rivales; y la tercera nos instará a masacrar a todos los peatones del mapeado. Cumpliendo cualquiera de los tres requisitos daremos por completado el evento, pero lo más común será intentar acabar con los rivales, que viene a ser la fórmula clásica de la diversión del juego. Principalmente porque la primera opción, la de correr como si fuera un juego de carreras normal, es más aburrida; y la opción de los viandantes es compleja porque suele haber centenares de ellos desperdigados, aunque todo sea dicho, da cierto gustito intentarlo y transformarse en un asesino en serie.



El resto de eventos pasan por retos como ser el primero en pasar por X puntos de control, el primero en atropellar a X peatones, o eventos en los que participar en Carreras a Muerte contra el resto de contrincantes. La esencia es siempre la misma, causar el caos y conducir como un desquiciado por los 10 escenarios del juego, con sus respectivas variantes de recorridos.


La idea es atractiva y mantiene la misma propuesta alocada del juego original, aunque una vez puestos en materia, encontramos ciertos altibajos jugables que chafan parte de la gracia. El primer inconveniente lo encontramos en el control del propio coche, más que irregular, y que hará que vayamos dando bandazos hacia los lados como si hubiera aceite en el suelo o cualquier otra sustancia que hiciera que nuestro coche no se agarre como es debido al asfalto. Ya si circulamos por arena o hierba el descontrol se dispara y directamente controlar el coche será una odisea.



El segundo contratiempo es la IA enemiga, o mejor dicho, la ausencia de ella. Los vehículos rivales se limitarán a dar vueltas como pollo sin cabeza por el escenario, buscando estamparse contra cualquier otro vehículo o incluso lanzándose de cabeza contra paredes así por las buenas. Esto facilita enormemente la tarea de acabar con ellos, ya que en más de una ocasión los veremos quietos en la lejanía, con lo que solo les falta un cartel luminoso que indique “estámpese aquí a toda velocidad para destruirme, por favor”. Tenemos no obstante el otro lado de la moneda, cuando en los eventos de puntos de control siempre hay un vehículo enemigo que en lugar de dedicarse a dar vueltas comienza a correr como si no hubiera un mañana hacia la meta, mientras el resto se dedican a impedir que nosotros consigamos alcanzarle. Todos estos problemas hacen que la IA sea poco realista, desmereciendo la satisfacción global de los eventos.


La dificultad del título presenta muchos altibajos precisamente por estos inconvenientes. En los eventos de Carma Clásico no tendremos problema alguno en acabar con los rivales, siendo los eventos más divertidos y recomendables del juego. El resto ofrecen peores sensaciones al volante, debido a esta IA que se vuelve infalible en rivales privilegiados y a un control del coche que, a la hora de correr a toda velocidad, no ofrece su mejor cara.



Caos y destrucción


Para aumentar la locura de lo que sucede en pantalla, por el escenario encontraremos desperdigados algunos bidones que nos darán dinero o potenciadores temporales. Estos poderes nos permitirán por ejemplo absorber peatones, dar saltos de varios metros de altura, repararnos al instante, conducir con normalidad bajo el agua, electrocutar cualquier cosa cercana, aumentos de fuerza al chocar, y decenas de variantes más, hasta un total de 90 potenciadores distintos.


Ante tanto choque y destrucción, nuestro vehículo irá deteriorándose con el tiempo, que es una forma sutil de decir que acabará hecho trizas a las primeras de cambio, perdiendo el chasis e incluso las ruedas con una facilidad pasmosa. Por tanto, el dinero acumulado durante la carrera se vuelve tremendamente útil para ir reparando el vehículo, lo cual haremos pulsando simplemente un botón (doble pulsación para repararlo por completo rápidamente). Claro está, la gracia es intentar gastar el menor dinero posible en reparaciones, ya que una vez finalice el evento nos interesa tener la cartera llena para sumar ese dinero a nuestro total acumulado del modo historia.



En cuanto a los escenarios, están pensados para hacernos conducir por lugares de lo más variopinto, especialmente diseñados para que la liemos parda atropellando ciudadanos o destrozando la ciudad. Circularemos por un enorme estadio de futbol, por los tejados, por la playa, por minas abandonadas o por montañas rocosas, todos ellos plagados de peatones, ciclistas, animales de toda clase, incautos en silla de ruedas y, sobretodo, otros rivales que piden a gritos que les destrocemos.


Merece la pena comentar que la forma de desbloquear nuevos vehículos será precisamente destrozarlos en carrera, así que todo nos lleva a desear acabar con esos rivales tan molestos y tontacos que deambulan por los eventos.


Además del modo Trayectoria, que nos llevará muchas horas completar al 100%, Carmageddon: Max Damage ofrece un modo Libre a nuestra disposición, que nos permite configurar al detalle un evento, con decenas de modificadores para que creemos la experiencia perfecta para nosotros. Para dar el toque multijugador, el modo Online nos permitirá compartir la locura contra otros jugadores humanos, lo cual se convierte en la mejor forma de divertirse, ya que nos ahorramos la nefasta IA de los rivales y la sustituimos por gente tan loca como nosotros. Una pena que los problemas de control sigan presentes y enturbien un modo que, de otra forma, habría resultado mágicamente adictivo.



Regreso con lagunas


Un juego como Carmageddon no necesitaba de un apartado técnico demasiado notable para triunfar, y desde luego no lo tiene, presentando una selección de texturas pobres y un modelado de vehículos bastante discreto. Los escenarios tampoco brillan por su despliegue visual, aunque podemos alabar que todo funciona perfectamente fluido y que los vehículos se destrozan de forma curiosa -que no realista-.


Como decíamos, la técnica nos daría exactamente igual si el juego hubiera mantenido esa jugabilidad rabiosamente adictiva del original, pero los múltiples problemas del control y la IA enemiga hacen que debamos fijarnos más en el conjunto global, y aquí Carmageddon: Max Damage aprueba de forma justita.



El sonido tampoco pasa con demasiado éxito por nuestros oídos. Lejos quedan aquellas composiciones magistrales de Fear Factory y Lee Groves del juego original, y ahora tenemos melodías machaconas que ambientan correctamente pero no llegan a ser memorables. Eso sí, resulta igual de divertido oír gritar a los peatones y animales que vamos atropellando, llamadme morboso. Por su parte, los textos llegan correctamente traducidos al español.


Al final, Carmageddon: Max Damage consigue ofrecer la misma experiencia gore y macabra de sus antecesores, pero con algunos altibajos jugables que le impiden brillar como debería. Ya suponíamos que en su faceta técnica no iba a destacar, y tampoco lo esperábamos la verdad, pero detalles como el control del coche o una IA demasiado discutible enturbian un resultado que debería haber sido adictivo como pocos. Ojo, si conseguimos dominarlo conseguirá ser un juego que nos dé ratos memorables de diversión, pero requiere un esfuerzo de habilidad extra para dar el salto y olvidarnos de sus problemas.



Lo mejor:


- Gore y bizarro como el juego original


- Un modo Trayectoria longevo y con decenas de eventos distintos


- Centenares de peatones que suplicarán por su vida


- 90 potenciadores que dan ese plus de espectacularidad a los eventos


Lo peor:


- El control del vehículo es bastante errático


- La IA enemiga deja mucho que desear


- Técnicamente muy modesto


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Carmageddon: Max Damage
Desarrollado por: Stainless Games Distribuido por: Stainless Games Género: Conducción Lanzamiento: 08/07/2016 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 6,8 Entretenido
Sonido 6
Gráficos 5.5
Duración 8
Jugabilidad 7
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

5.8 (5 votos) Correcto
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
5.8
Sonido
5.8
Jugabilidad
6
Duración
5.7

0 críticas de usuarios
Popularidad: 2.777 de 5.286
47%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Dead or Alive 5 |F1 2021 |Mega Man X Legacy Collection 2 |Tom Clancy’s Rainbow Six Siege |WWE 2K20
© accesoXbox 2008-2021 Política de Privacidad Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter RSS de aXb RSS