PEGI Xbox One

Doom

Valoración aXb

Valoración aXb

El rey de los shooters reclama su trono con un reboot magistral
Nota aXb 9,3
Duración 9
Jugabilidad 9.5
Sonido 9
Gráficos 9
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
19/05/2016

Hablar de Doom es hablar de historia de los videojuegos, de uno de los juegos que revolucionó el género de los shooters en primera persona y que creó tendencia hace más de veinte años. Los viejunos que pasábamos horas y horas frente a nuestros ordenadores, masacrando demonios sin ton ni son, podemos estar de enhorabuena, ya que id Software ha ideado un reboot de la franquicia que se aleja de las modas actuales y recupera toda la esencia puramente adictiva y desenfrenada de la vieja escuela. Camaradas, Doom ha vuelto.



El regreso a los valores pasados


Mucho antes de Call of Duty, de Battlefield, y de todos estos shooters con historias bélicas y plagados de cinemáticas, el género lo dominaban franquicias que únicamente se preocupaban por poner al jugador frente a cientos de enemigos, a cada cual más grande, con la ayuda de decenas de armas, a cada cual más grande también. Ya no solo hablamos de Doom, sino de otros referentes que marcaron un antes y un después en la industria, como los consagrados Quake o Unreal. De hecho, y permitiéndome alejarme un segundo de la saga que nos ocupa, Quake III sigue ostentando el título de mejor multijugador on-line de la historia, le pese a quien le pese, y ha llovido desde entonces.


Pero regresando a la franquicia de id Software, Doom y Doom II fueron leyendas en su día, y todo aquel que recuerde con añoranza las siglas IDDQD e IDKFA está marcado de por vida como nostálgico empedernido de una industria que ha perdido ciertos valores. Muchos géneros se han visto devaluados en adicción y entretenimiento en vías de fomentar las cinemáticas o los automatismos, y se ha perdido parte de esa esencia minimalista, de simplemente darnos un arma y un escenario y a liarla parda valiéndonos únicamente de nuestra destreza a los mandos.



Y aquí es donde id Software ha dado un golpe en la mesa con este reboot, ya que bien podría haberse adaptado a la tónica moderna y presentarnos un shooter más genérico con sus servoarmaduras, sus cinemáticas y su historia con cientos de líneas de diálogo. Pero no, por suerte para los veteranos -y por desgracia para muchos jóvenes-, Doom vuelve como Doom, como un juego en donde la historia simplemente nos marca unas mínimas directrices para guiarnos hacia nuestra meta, que no es otra que enfrentarnos al mismísimo infierno en Marte. Quien espere encontrar un guión que justifique de forma coherente la presencia de tanto demonio en un planeta como Marte, mejor que se busque otro juego. Sinceramente, nos dará igual de donde salen tantas abominaciones, únicamente nos interesará si tenemos balas suficientes para todas.


Por supuesto no podía olvidarse su faceta multijugador, uno de los pilares de la franquicia, además de una novedad más que interesante llamada Snapmap. Pero vayamos paso a paso, desgranando un menú minimalista y directo que nos separa la experiencia jugable en tres modos de juego bien diferenciados: Campaña, Multijugador y Snapmap. Los tres pilares que alzan a este Doom como una experiencia sólida y adictiva busquemos lo que busquemos.



Campaña: Frenesí demoniaco


Despertamos en una colonia en Marte y recibimos nuestra primera pistola para acabar con varios demonios que deambulan por la sala de la estación. Aún no nos han dado ni una sola explicación, ni una sola línea de diálogo, y ya estamos matando enemigos como cosacos. Esto es Doom, y así se comienza una aventura que, aunque pueda parecer lo contrario, tiene su pequeña dosis de trama argumental. Tal como sucedía en los clásicos, Marte se ha visto invadido por demonios, y de nosotros dependerá averiguar por qué y ocuparnos de solucionar la papeleta. Pero aquí hemos venido a matar demonios, y eso es algo que ya desde la primera pantalla queda patente sin ningún tipo de duda.  


Doom marca las pautas jugables de forma clara desde el primer minuto, ofreciendo acción desenfrenada contra los primeros esbirros que intentarán acabar con nosotros. Ante nosotros tenemos 13 niveles de una duración bastante notable, que pueden llevarnos alrededor de 15 horas completar. Claro está, sin haberse parado detenidamente a encontrar la ingente cantidad de secretos y coleccionables que habrá por el camino, lo cual alargará dicha duración hasta superar holgadamente las 20 horas de juego.



El planteamiento de cada nivel es el mismo, llegar del punto A al punto B y acabar con todo lo que se mueva. Eso sí, se recupera la esencia clásica de encontrar puertas de colores que necesitan de ciertas llaves para abrirse, así como un diseño de escenarios laberintico que nos hará dar vueltas y explorar en búsqueda de la forma de avanzar. Para ello podremos valernos de nuestro mapa, accesible desde el menú de pausa, que nos muestra en riguroso 3D todo el terreno descubierto hasta el momento y el que nos queda por descubrir -si conseguimos encontrar el mapa completo escondido en el escenario-.


Doom es frenético, y en cuanto menos lo esperemos nos veremos atrapados en un entorno semi-cerrado mientras aparecen hordas de enemigos. Eso sí, una vez “limpiada” una zona, podremos explorar tranquilamente las inmediaciones sin más incursiones enemigas, lo cual fomenta esa jugabilidad a caballo entre la acción y la exploración. El armamento recupera gran parte de las armas clásicas, como la escopeta, el plasma, el lanzacohetes, el fusil de Gauss o la todopoderosa motosierra. Precisamente ésta última será de especial importancia, porque puede acabar con cualquier enemigo de un solo golpe, aunque eso sí, el combustible para usarla será escaso y muy preciado.



El avance por los niveles se verá marcado por esta pauta de limpiar zonas de enemigos, explorarla para no dejarnos ni un coleccionable, y continuar hasta la siguiente zona de mapa a ver qué nuevos enemigos nos esperan. Pero una fórmula tan clásica no podía funciona a día de hoy sin una buena tanda de añadidos, como la mejora del personaje y las armas. A estos efectos, nuestro personaje podrá encontrar varios ítems ocultos que incrementan la cantidad de salud máxima, el escudo o la munición.


También podremos buscar a ciertos bots que nos desbloquean nuevas piezas para las armas, adquiriendo así ataques secundarios tremendamente poderosos, como un disparo explosivo para la escopeta, una ráfaga de misiles para el fusil de asalto, o la posibilidad de fijar objetivos en el lanzacohetes, entre muchas otras. Un total de dos ataques adicionales por arma que podremos ir subiendo de nivel para potenciar aún más sus efectos devastadores.



La propia armadura también podrá irse mejorando, a base de conseguir tarjetas de excompañeros muertos escondidos por los escenarios. Con cada tarjeta obtendremos un punto de mejora, y las habilidades a conseguir nos permitirán recibir menos daño, marcar los coleccionables en el mapa o aumentar la efectividad de los potenciadores, entre otras muchas cosas.


Al margen de las mejoras de equipamiento, en los niveles encontraremos también varios portales ocultos que nos teletransportan a una arena cerrada y nos plantean un desafío concreto, ya sea acabar con X enemigos en X segundos y un arma concreta, o derrotar a una determinada cantidad de una forma especial. Al completar cada desafío conseguiremos desbloquear una runa, unos bonificadores especiales que nos otorgan mejoras variadas al personaje, ya sea aumentar la defensa o potenciar la recolección de munición. Y para rematar, cada nivel nos propondrá tres desafíos generales a cumplir durante toda la fase, recompensándonos con puntos de mejora de arma si los cumplimos.



Todo un conjunto de mejoras, secretos y coleccionables que potencian enormemente la rejugabilidad de cada nivel, de cara a conseguir el 100% de cada uno. Y es que si algo consigue Doom es que no nos cansemos de jugar y rejugar las pantallas, pudiendo repetirlas las veces que haga falta desde el menú principal del juego.


Si quieres vivir, no te pares


Para poder sobrevivir en Doom deberemos aprender a movernos con soltura por el escenario. Quedarse quieto y disparar supondrá habitualmente la muerte, pues los enemigos pueden salir de cualquier rincón y rodearnos a la mínima de cambio. Nuestro personaje es realmente ágil, y puede escalar a muchas superficies para aprovechar la verticalidad del escenario a su favor. Además, no tardaremos en desbloquear el doble salto, que supone una ventaja idónea para escapar de algún enemigo especialmente molesto.


La barra de vida vuelve al clásico sistema de no regenerarse sola, sino a base de botiquines esparcidos por el escenario. De hecho, la salud nos durará un suspiro si no espabilamos, y la única forma de mantenernos con vida será matando enemigos sin parar, ya que algunos soltarán un poco de salud al morir.



Aquí entra en juego el nuevo sistema de rematar enemigos, bautizado como Glory Kills. Siempre que dejemos a un enemigo al borde de la muerte, aparecerá un resplandor azulado a su alrededor, si nos acercamos lo suficiente a él se volverá anaranjado, y eso significará que podremos pulsar el stick derecho para rematar al enemigo con una animación macabra, gore y tremendamente reconfortante para el jugador. No solo eso, sino que al realizar una Glory Kill el enemigo en cuestión soltará mayor cantidad de salud y munición como recompensa.


Por ello, es fundamental recurrir a esta forma de rematar enemigos para mantenernos con buena salud y munición. El golpe definitivo de estrategia lo otorga la motosierra, ya que eliminar a un enemigo con ella hará que broten de él decenas de botiquines y cajas de munición, dejando esta arma como la pieza clave para cuando nos veamos apenas sin armamento.



Y hablando de enemigos, los tendremos de todos los tamaños y colores, la mayoría de ellos heredados de los clásicos atemporales que ya nos atemorizaban hace más de veinte años. Los que teníais pesadillas de pequeños con aquellos Caballeros del Infierno, los Cacodemon o los Mancubus, volveréis a sufrir sus entradas triunfales en escena, así como algunos jefes finales, como el imponente Cyberdemon. Cada uno de ellos tiene su propósito en escena, y la notable IA hará que sus movimientos y tácticas nos pillen por sorpresa en más de una ocasión.


No podríamos acabar de hablar del modo campaña sin hacer referencia a la dificultad del título, con varios niveles de dificultad para que ajustemos la experiencia a nuestra habilidad, aunque hasta el más bajo de ellos podrá ponernos en algún aprieto importante durante la recta final de la aventura.



Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Citar david360 david360 19/07/2016 14:05 Juegazo, una de las grandes sorpresas del año para mi
Citar yamo100 yamo100 20/05/2016 20:23 Tengo pendiente el empezarlo, no hay tiempo para todos xd
2 comentarios Ir al foro

Ficha

Ficha

Doom
Desarrollado por: id Software Distribuido por: Bethesda Softworks Género: Shooter Lanzamiento: 13/05/2016 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 9,3 Imprescindible
Sonido 9
Gráficos 9
Duración 9
Jugabilidad 9.5
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

9.1 (14 votos) Imprescindible
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
9
Sonido
8.8
Jugabilidad
9.1
Duración
8.8

0 críticas de usuarios
Popularidad: 466 de 4.675
90%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Darksiders Warmastered Edition |Las increíbles aventuras de Captain Spirit |Mars: War Logs |Star Wars Battlefront II |Strania: The Stella Machina
© accesoXbox 2008-2020 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter RSS de aXb RSS