PEGI Xbox One

Kingdom Hearts III

Valoración aXb

Valoración aXb

Toda la magia Disney al servicio de un gran juego de rol
Nota aXb 9,0
Duración 8.5
Jugabilidad 9
Sonido 9.5
Gráficos 9
Versión analizada: Xbox One
Por Moisés Artacho
07/02/2019

Square Enix lanza al fin uno de sus títulos más esperados, una de esas aventuras de desarrollo infinito que llega a buen puerto tras años y años de retrasos y modificaciones. Pero a diferencia de otros proyectos, esta vez estamos ante un juego sólido y compacto sin apenas fisuras, una oda a todos los amantes del buen rol y del mundo Disney, y por encima de todo, la bienvenida de la saga Kingdom Hearts a Xbox One, más vale tarde que nunca.



Kingdom Hearts III es el punto y final a una historia que se ha ido desarrollando a lo largo de 17 años, tras múltiples entregas numeradas y spinoffs que han ido entrelazando un argumento caótico y enrevesado a más no poder. Eso es algo que todos los fans reconocen, por lo que la primera pregunta de rigor que se hará cualquier jugador de Xbox es si puede jugarse a esta tercera entrega sin haber pasado por las anteriores incursiones de la saga en consolas o dispositivos móviles.


La respuesta es hasta cierto punto lógica, ya que nadie vería una tercera temporada de una serie sin haber visto las anteriores o, como mínimo, haberse empapado de algún resumen mínimamente decente de la misma. De igual forma, para afrontar esta aventura podremos usar los resúmenes que incorpora el propio juego, que son bastante superficiales, o más recomendable aún, buscar por internet alguno de los múltiples resúmenes de usuarios que repasan la compleja trama que ha ido desarrollando esta franquicia.



Esto que no es decimos no es baladí, pues, aunque pueda parecer un juego infantil por su estética Disney, el argumento es profundo y hasta cierto punto incoherente en sus primeras entregas, tanto que Square Enix tuvo que modificar ciertas cosillas en sus remasterizaciones. La parte positiva de todo esto es que, tras estudiarnos a conciencia los hechos hasta ahora, la tercera entrega mantiene un ritmo narrativo mucho más pulido y con sentido, más fácil de digerir y de entender, aunque no por ello exento de giros de guión sorprendentes.


Llegados a este punto esperamos haberos dejado claro que es complicado afrontar Kingdom Hearts III sin saber nada de la historia previa, pues comienza directamente tras el final de Kingdom Hearts: Dream Drop Distance y Kingdom Hearts 0.2: Birth By Sleep - A Fragmentary Passage, con Sora -nuestro protagonista- intentando recuperar sus poderes tras casi ser poseído por Xehanort durante su examen para convertirse en Maestro de la Llave Espada. Si esto os suena a chino, lo siento, ya os avisamos de que necesitáis repasar el argumento anterior.



Como buen Kingdom Hearts, la salsa de la aventura será la integración de varios universos Disney, que casan perfectamente entre ellos para confirmar el hilo narrativo de nuestra odisea personal. Es decir, cada mundo propone su propia historia y misiones secundarias, pero complementando a la trama central para que poco a poco lleguemos al tan ansiado desenlace. En esta ocasión encontramos mundos tan famosos y apetecibles como el de Hércules, Toy Story, Frozen, Big Hero 6, Enredados, Monstruos S.A. o Piratas del Caribe, entre otras sorpresas.


La gracia del asunto es que cada mundo es como un juego en si mismo, con sus propios personajes y tramas, además de minijuegos y situaciones calcadas de las películas, pero adaptadas ligeramente para integrar a Sora y sus acompañantes. Esto es, durante cada mundo nos acompañaran los personajes correspondientes durante el combate y nuestras aventuras, pero cuando cambiemos de mundo nos tocará cambiar también de compañeros de viaje, salvo los incombustibles Goofy y Donald, que serán nuestros aliados fieles durante toda la travesía.



El hecho de contar con escenas y situaciones calcadas a las películas es un factor añadido muy importante que toca la fibra sensible de cualquiera. Sobra decir que todas estas escenas vienen acompañadas por sus correspondientes bandas sonoras originales, remasterizadas y adaptadas para la ocasión. Así que preparaos para volver a escuchar a Elsa cantar su Let It Go mientras crea un castillo de hielo, o admirar al capitán Jack Sparrow mientras navega con la Perla Negra al ritmo de su melodía mítica. Podríamos pedir un doblaje al español para acabar de redondear la jugada, pero las voces en inglés traen a todos los actores originales de sus correspondientes personajes Disney, a excepción de los tristemente fallecidos Leonard Nimoy y Christopher Lee.


Entrando en faena jugable, Kingdom Hearts III evoluciona notablemente la fórmula de los combates y la exploración. Comenzando por los combates, estamos de nuevo ante un juego de luchas en tiempo real, en el que controlamos a Sora mientras otros personajes nos sirven de apoyo. Goofy y Donald siempre estarán con nosotros, y en cada mundo se nos unirán varios personajes inherentes a dicho universo para ayudarnos también.



Los cambios a la hora de combatir los encontramos en nuestra propia arma principal, la llave espada, ya que ahora es capaz de evolucionar a otras formas distintas cuando realizamos una cierta cantidad de golpes seguidos, modificando su morfología para transformarse en lanzas, martillos o yoyós gigantes. Además, ahora podemos equipar hasta tres llaves espada diferentes, cada una con parámetros específicos y accesibles de forma rápida y directa con tan solo pulsar la cruceta en la dirección deseada.


La novedad más cacareada son las atracciones, un movimiento especial que puede desencadenarse si golpeamos a ciertos enemigos con una marca verde antes de que desparezca. Al activarlo, invocaremos una atracción clásica de Disneyland, capaz de dejarnos boquiabiertos por su espectacularidad visual. ¿El problema? Que a la larga se hace tedioso volver a ver toda la secuencia del ataque, y sus repercusiones en combate no son tan devastadoras como para invertir el tiempo en ello, así que, tras las primeras veces, seguramente optaremos por olvidarnos de esta posibilidad.



Lo que si usaremos más a menudo son los ataques conjuntos que podemos realizar junto a nuestros compañeros cuando ellos nos dan la opción, o las siempre espectaculares invocaciones, que resultan especialmente demoledoras y nos permiten disfrutar de cameos como Simba de El Rey León o Ralph de Rompe Ralph.


El combate ha mejorado bastante con estos añadidos, y es más dinámico y versátil que nunca, adictivo a más no poder. Quizá la única pega que podemos achacarle es la sencillez de toda la aventura, derivada de la enorme cantidad de poderes y habilidades que tenemos a nuestra disposición. Ni los abundantes jefes finales ni siquiera los jefes secretos suponen un problema, inclusive en la máxima dificultad. Para algunos supondrá una forma ideal de surcar la aventura disfrutando sin preocupaciones de la trama, para otros quizá sea una pequeña decepción este bajonazo de dificultad, teniendo en cuenta que en anteriores entregas sudábamos la gota gorda en según qué secciones.



Sea como sea, las 25-30 horas que puede durarnos la aventura principal son impagables, repletas de momentos para el recuerdo y un colofón final sobresaliente para esta saga. Tenemos cosas opcionales para hacer por supuesto, de forma que podemos alargar la duración hasta casi doblarla. Por un lado, contamos de nuevo con nuestra nave Gumi, el medio de transporte que nos permite viajar entre mundos Disney. Esta nave puede irse mejorando a medida que combatimos, además de usarla para buscar secretos y coleccionables. El editor de la nave y su personalización es bastante llamativo, aunque subirla de nivel no es obligatorio para avanzar en la aventura, y se queda como una actividad optativa para aquellos que quieran dedicarle tiempo.


Lo más desafiante a nivel de coleccionable serán los cofres del tesoro y los Portafortunas, unas marcas con la silueta de Mickey que tenemos que encontrar y fotografiar, lo cual no será nada fácil en muchas ocasiones, ya que pueden ser cosas como una mancha en la pared o una combinación de elementos del decorado vistos desde una perspectiva muy concreta. Para encontrarlas todas deberemos patearnos los escenarios de arriba abajo a conciencia, algo que quizá se convierta en una tarea un pelín tediosa.



Técnicamente, que podemos decir que no hayáis visto decenas de veces en las imágenes vistas durante estos años. Kingdom Hearts III puede vanagloriarse de prácticamente calcar las películas Disney que introduce en sus mundos, y no solo eso, sino que a nivel de animaciones y expresiones faciales es todo un portento. Es cierto que hay mundos más vistosos y elaborados que otros, destacando en positivo los mundos de Toy Story o Piratas del Caribe, y en negativo el de Big Hero 6. El diseño artístico en general es de sobresaliente, y cualquier aficionado a Disney va a disfrutar como un niño pequeño con las recreaciones de los universos representados.


A nivel musical, solo con poder contar con todas las bandas sonoras originales de los mundos Disney ya basta y sobra para catapultar esta categoría a niveles de excelencia, pero además encontramos temas propios de la legendaria Yoko Shimomura, compositora que lleva años amenizando nuestros oídos en las sagas Kingdom Hearts o Final Fantasy. Como comentábamos antes, un doblaje a nuestro idioma habría sido la guinda del pastel, pero para nada podemos quejarnos de las excelentes voces en inglés.



Y así es como Kingdom Hearts III llega para convertirse en uno de los mejores juegos de rol de la generación, demostrando que el tiempo de espera ha merecido la pena. Quizá su historia sea un galimatías excesivo, y quizá resulte demasiado sencillo para manos experimentadas en el género, pero son factores que no pueden empañar la excelente dirección artística que tenemos entre manos. A poco que améis el mundo Disney, esta experiencia será imprescindible para vosotros, amén de poner punto y final -o quizá no- a una historia compleja pero que se resuelve de forma solvente.



Lo mejor:


Amor puro por el universo Disney


- El renovado sistema de combate es una delicia


- Muy variado y divertido


- Visualmente espectacular


- Musicalmente aún más espectacular


Lo peor:


Demasiado sencillo incluso en máxima dificultad


- El sistema de atracciones acaba resultando inútil


- Encontrar los coleccionables puede acabar siendo tedioso


Comparte este artículo Facebook Twitter Google+

Comentario rápido

Comentario rápido

Enviar Comentario

Foro

Foro

Aún no hay comentarios en el foro Ir al foro

Ficha

Ficha

Kingdom Hearts III
Desarrollado por: Square Enix Distribuido por: Square Enix Género: RPG Lanzamiento: 29/01/2019 Web Oficial Comprar
Lo tengo Terminado Jugándolo Lo vendo Lo quiero
Compartir el juego

Valoración aXb

Valoración aXb

Nota aXb 9,0 Imprescindible
Sonido 9.5
Gráficos 9
Duración 8.5
Jugabilidad 9
Versión analizada: Xbox One
Leer Análisis

Valoración Comunidad

Valoración Comunidad

9 (2 votos) Imprescindible
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
9
Sonido
9.5
Jugabilidad
9
Duración
9

0 críticas de usuarios
Popularidad: 2.304 de 3.718
38%

Valoración Personal

Valoración Personal

TU VOTO:
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
Gráficos
Sonido
Jugabilidad
Duración

Tu recomendación

Tu recomendación

Sitúa el cursor sobre uno de los siguientes elementos y pulsa en el que se adapte más a tu recomendación de compra para el juego. ¿Lo recomendarías?
Los juegos más buscados:Borderlands: Game of the Year Edition |Halo: The Master Chief Collection |La Tierra Media: Sombras de Mordor |Rage 2 |Sonic Forces
© accesoXbox 2008-2019 Política de Cookies En memoria de Carlos Habas Millán
accesoXbox en: aXb en Facebook Facebook aXb en Twitter Twitter aXb en Google+ Google+ RSS de aXb RSS